BRP SYSTEM (1d100)

Pausa

Notapor eihir » 14-05-2010 08:15

Hago una breve pausa y aprovecho para deciros que estoy disfrutando de lo lindo. Genial la recopilacion en el alpeblog, coincido en lo del color azul. Esta noche hare un repaso mental, reorganización de ideas y continuaré la historia... con una breve aparición de un personaje especial.
Avatar de Usuario
eihir
 
Mensajes: 628
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:Pausa

Notapor Al_khadhulu » 14-05-2010 15:14

Pausa china. :laugh:
Al_khadhulu
 
Mensajes: 254
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:Pausa

Notapor Ferran » 14-05-2010 16:21

Jaja, yo aprovecharé para comprar chicles que buena falta me van a hacer :)
Avatar de Usuario
Ferran
 
Mensajes: 2103
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:Pausa

Notapor Al_khadhulu » 14-05-2010 21:34

Que pasa con Necrus?
Al_khadhulu
 
Mensajes: 254
Registrado: 02-10-2004 01:00

Mi historial

Notapor necrus » 15-05-2010 11:52

Mi nombre es Eduard Kraine, nací en Hollow City, en una familia bien posicionada. En mi juventud me convertí en un chico problemático, que acabó desobedeciendo a sus padres y pasando más tiempo en la calle que en casa. Mi padres fallecieron y me
quedé solo, gastando el patrimonio que me dejaron. En unos de mis muchos viajes, acabé en Japón. Allí me dieron la mala noticia de que estaba en la ruina, una mala gestión de mi asesor y una caída repentina de la bolsa dieron al traste con mi economía. Así que me quedé en Japón, convirtiéndome en un ladronzuelo para sobrevivir. Hasta que una noche vi como dos hombres encapuchados intentaban robar un grueso maletín negro a un hombre trajeado. Uno se hizo con el maletín mientras el otro seguía peleando, me lancé rápido sobre el para quitárselo y escapar con el, pero el encapuchado me lanzó un dardo y caí al suelo preso de una gran debilidad. Antes de que se cerraran mis ojos, pude ver como se acercaba su propietario y me dijo " tranquilo muchacho, yo te ayudaré", después me envolvió la oscuridad.
Cuando desperté estaba en una gran habitación, me enteré que había pasado dos semanas debatiéndome entre la vida y la muerte por el veneno de aquel dardo. Conocí a mi benefactor Koshiro Katshume y me agradeció mucho el que le ayudara a recuperar el maletín, que contenía una figura de su familia, e insistió en que pasara un tiempo en su casa. Nunca me lo dijo, pero pienso que el sabía la verdad. Todas las mañanas vi que practicaba un estilo desconocido de lucha y advirtiendo mi presencia (no se como lo hizo, pues estaba bien oculto y fuera de su campo de visión) me invitó a unirme a su entrenamiento. Me dijo que tenía un gran potencial y que me enseñaría a canalizarlo. Así fue como empecé una nueva vida, aprendí su técnica, dominó mi espíritu rebelde y me enseño a ser una persona respetable. Me convertí en el hijo que no tenía, pues salvo sus empleados del servicio, no tenía a nadie más. Al final descubrí a que se dedicaba, pues por su forma de luchar y las cicatrices de su cuerpo, no parecía un empresario, que es lo que me dijo en un principio. Una vez le seguí en unos de sus trabajos y si no llega a ser por mi, no lo hubiera conseguido. A partir de ese día yo le acompañaba siempre, hasta que al final los trabajos los hacía yo solo.

Una noche cuando regresaba a casa después de un trabajo, un coche se cruzó con mi moto a toda velocidad, caí al suelo y cuando me incorporé, una gran explosión en la casa me hizo estremecer. Avancé a toda prisa, viendo salir a algún empleado les
pregunté por el maestro y ladeaban la cabeza. Miré la casa convertida en una gran bola de fuego y mientras los demás huían a refugiarse, yo me adentré. Encontré a Koshiro dentro de su despacho, estaba inconsciente y le faltaba parte de la pierna y brazo derechos, al incorporarlo se despertó y se alegró de verme. Se fijó en mi ropa y esbozó una amplia sonrisa, "has entrado sin quemarte, ya has conseguido dominar la técnica al máximo. Estoy muy orgulloso de ti, ahora ha llegado el momento de reunirme con mis antepasados y tu de que vuelvas a tu hogar, convertido en una buena persona, usa tus habilidades para ayudar a los demás y así compensar tus malas acciones. Yo también me redimí alejándote del mal camino y haciéndote una buena persona. Adiós Eduard..."

Investigando, descubrí al sirviente traidor que dejó pasar a los que colocaron la bomba y le di a probar de su misma medicina. Después fui a por el que colocó los explosivos y más tarde al por el que dio la orden. Mate a los guardias del exterior y me infiltré en el interior de la casa, allí en su despacho estaba con sus dos hijos, hablando sobre su total autoridad en la ciudad ahora que ya no estaba mi maestro. Cuando se dieron cuenta de mi presencia era demasiado tarde, me abalancé sobre ellos y los dos hijos permanecieron en pie unos segundos antes de que sus cuerpos sin cabeza cayeran al suelo. Mientras mi katana presionaba el cuello del padre, Kenzo Kasamoto jefe del clan de los dragones rojos, con los ojos desorbitados exclamó. “Es imposible, no había nadie más en la habitación y no has abierto la puerta, como has entrado… ¿acaso eres un fantasma?” No, soy un ESPECTRO y he venido a por tu alma, le respondí. Con un rápido movimiento le corté la cabeza y recogiéndola del suelo, me dirigí a la estantería que había detrás de él y la cambié por una estatua de un dragón dorado que no les pertenecía. Ya estas vengado Maestro.

Días después regresé a Hollow City con el dinero que me dejó mi maestro y siendo máximo accionista de una gran empresa de tecnología avanzada, empecé una nueva vida y la dedicaré a erradicar el mal de las calles.

Yo soy el empresario Eduard Kraine y por las noches soy ESPECTRO.<br><br>Post editado por: necrus, en: 16/05/2010 11:05
necrus
 
Mensajes: 134
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:Mi historial

Notapor eihir » 15-05-2010 12:15

Muy bueno, genial, bienvenido Espectro. Una criatura nocturna más dentro de la fauna que puebla las calles de Hollow City. Ahora ya estamos todos. Pasen, pasen, señoras y caballeros, vengan todos y contemplen la terrorífica, inquietante, fría, oscura y siniestra ciudad de Hollow City. Las fichas están colocadas en su sitio, ya es la hora: esta noche sentirán la emoción de la aventura y del horror. Que comience el juego...:evil:
Avatar de Usuario
eihir
 
Mensajes: 628
Registrado: 02-10-2004 01:00

En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor eihir » 15-05-2010 12:17

Una fina lluvía empezó a caer sobre la ciudad de Hollow City. Mientras conducía su viejo coche a toda prisa hacia la Iglesia de Saint Patrick, el anticuario John Reeves lanzó una maldición. Era lo que le faltaba. Desde que había leído la nota de un tal Padre Franklin citándole en su iglesia, un sentimiento de culpa le había embargado. "El Mal recorre las calles de esta ciudad. El Señor necesita tu ayuda. Padre Franklin, Iglesia de Saint Patrick. Esta noche". Esperaba no llegar demasiado tarde. Últimamente habían demasiados malos presagios, y en sus últimas rondas nocturnas no había encontrado demasiadas pistas acerca de los últimos sucesos
macabros que estaban ocurriendo en las calles. Estaba harto de tanta frustración, necesitaba alguna señal que le indicase el camino correcto a seguir, tal vez el sacerdote pudiese sacarle de la oscuridad. Si es que aún estaba vivo.
Reeves vió a través del parabrisas mojado que el semáforo al que se acercaba pasaba de naranja a rojo. Sin pensarlo dos veces, pisó el acelerador a fondo,
haciendo rugir el motor como si fuese una bestia furiosa. El coche atravesó la intersección, y entonces un destello cegó brevemente al anticuario. Eran las luces de un deportivo rojo, conducido seguramente por un joven estudiante de familia
adinerada, que estaría hasta las cejas de drogas y alcohol. Haciendo gala de unos rápidos reflejos, Reeves dio un volantaza hacia la derecha y esquivó por los pelos al deportivo. "Ha faltado poco", murmuró para sí el anticuario, aunque esto no le hizo conducir más despacio. Un par de calles más y sabría si todo habría valido la pena. Comenzó a llover más fuerte, y el frío y el viento se agudizaron. La noche no sería fácil. Al fondo de la avenida un edificio alto y oscuro destacaba entre las demas casas de su alrededor, iluminado por un gran reloj amarillento. Parecía un cíclope vigilante encargado de velar a todos los que habitaban aquel barrio. Y en cierto modo así era, porque lo que estaba viendo era la torre de la Iglesia de Saint Patrick. Reeves volvió a pisar el acelerador...

***

Vic Page se adentró en el interior de la Iglesia. Habían cortado la luz, así que sacó de su gabardina la pequeña linterna de bolsillo que siempre llevaba consigo. Pronto vio las figuras de los santos, las paredes decoradas por cuadros de contenido religioso, arte sacro elaborado por artistas que hacía tiempo que abandonaron este mundo. Unas luces en movimiento le indicaron que allí habían dos personas, seguramente dos policias borrachos que lo único que harían sería estropear la escena del crimen... pues tenía la extraña intuición de que algo muy malo había ocurrido esta noche allí. En su mente comenzó a preparar alguna de las típicas excusas que solía emplear cuando le pillaban en algun sitio donde no debería estar. Sin embargo, se sorprendió al ver que los dos agentes se dirigian tambaleantes hacia la salidad, pasando por su lado sin apenas percatarse de su presencia. "¿Has visto eso, Billy?. ¿Lo has visto? Por el amor de Dios, es ...", decía uno de ellos, con una mezcla de asco y espanto en su voz. El otro agente no dijo nada, ya tenía suficiente con intentar no vomitar en el interior de la iglesia.
Ahora que estaba solo, el escritor tendría unos minutos para investigar que habia pasado, antes de que algún detective gordo acompañado de varios inútiles comenzaran a pisotearlo todo, derramando café por todos los rincones y pringandolo todo de azúcar de donuts.
Entonces Page sintió una vibración familiar cerca del pecho. Era su móvil. Lo sacó y vió que era el número de su editor. Algo le dijo que tenía que contestar.
- Page al habla.
- Oye Vic, tío, ¿como estás?. Hace tiempo que no nos vemos,a ver si...
- Perdona Steve, pero ahora estoy "ocupado". Si no es algo importante...
- Ok, lo capto Vic, ¿estás con alguna muñeca, eh?. Bueno, te llamaba porque un tal Padre Franklin ha estado por aqui preguntando por ti, parece que no te localizaba por ningun sitio. Me dijo que podrías encontralo en...
- En la Iglesia de Saint Patrick... - murmuró el escritor, acabando la frase al tiempo que sentía un escalofrío de inquietud.- Gracias Steve, nos vemos pronto.

Mierda, demasiado tarde.
Vic Page continuó avanzando muy despacio por el interior de la iglesia, hasta que llegó cerca del altar. Lo primero que vió fue la sangre en el suelo. La luz de su linterna iluminaba unas manchas oscuras de color rojo, primero unas gotas, luego un pequeño reguero. El rastro de la sangre llegaba hasta un gran charco al pie del altar, donde había un bulto cubierto por una sábana que una vez había sido blanca, pero que ahora estaba empapada de sangre. Preparándose para cualquier cosa que hubiese bajo aquella sábana, Vic Page se dispuso a tirar de un extremo con su mano enguantada... y entonces tuvo la sensación de que no estaba solo. En el interior de la iglesia había alguien con él, observándolo.<br><br>Post editado por: eihir, en: 15/05/2010 12:31
Avatar de Usuario
eihir
 
Mensajes: 628
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Ferran » 15-05-2010 16:27

Por fin, la Iglesia de San Patrick se alzaba ante mis ojos y como era previsible, el pórtico principal estaba atestado de coches patrulla, mientras los afanosos agentes rodeaban todo con cinta policial y alejaban a los escasos transeuntes que empezaban a poblar la calle Chesterton. No iba a ser sencillo entrar y cada vez sería más complicado. Me dispongo a dejar mi viejo Lincoln del 71 a un lado, justo detrás de un deportivo rojo mal aparcado junto a una boca de incendios, sin preocuparme demasiado de obstruir una salida de un callejón. Maldita sea, espero que estén demasiado ocupados para multarme...

Pongo un nuevo chicle en la boca y recogiendo diligentemente mi bastón, me abrocho la gabardina hasta arriba para resguardarme del viento y la lluvia. Con una paso rápido, tanto como me permite mi vieja lesión de rodilla, cruzo la calle guiando mis pasos hacia la puerta lateral de servicio. En esta zona no se ve a nadie, aunque a lo lejos se empiezan a oir las sirenas de las ambulancias. No tardarán en llegar, necesito darme prisa. Por suerte, la puerta no está bloqueada y la cerradura es vieja por lo que no necesito más que unos minutos para forzarla con mis viejas ganzúas. Con un click se abre y evitando hacer ruido entro rápidamente al interior del templo santo.

Nunca fui muy religioso, prefiero la acción a la oración, pero así como existen los Oscuros también doy crédito a la existencia de seres benignos. Solo se que San Patrick es el santo patrón de los irlandeses, y existe una pequeña comunidad de ellos en Hollow City que mantienen sus costumbres. Guio mis pasos hacia el altar mayor por un corredor lateral, cientos de velas encendidas iluminan tenuemente mis pasos. Apesta a Oscuros. La puerta que sube a la torre está entreabierta y se filtra una molesta corriente de viento que hace ulular el viento. Sigo avanzando hacia el bulto oculto por sábanas que se encuentra en el altar pero me detengo en una capilla cercana al ecuchar pasos en la entrada. Es un hombre joven que ilumina su avance con una pequeña linterna. No se quien es pero seguro que no es un Oscuro, a pesar del hedor a maldad que llena el recinto, no detecto nada más que determinación en sus andares. Permanezco escondido a la espera de mi oportunidad, necesito más información y sobretodo, encontrar al Padre Franklin... quiera el altísimo que siga con vida... necesito respuestas...
Avatar de Usuario
Ferran
 
Mensajes: 2103
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Al_khadhulu » 16-05-2010 08:04

La boca de lobo se me había tragado. Me había adentrado en las fauces de la bestia. No había vuelta atrás.

Era paradójico, como un lugar de oración, devoción, bondad, podía llegar a ser tan aterrador. Notaba la severa mirada de los santos. Petrificados en sus sombras. La biblia estaba repleta de pasajes violentos. Sangrientos.

La sangre es la vida. Y la muerte.

Sangre.<br><br>Post editado por: Al_khadhulu, en: 16/05/2010 08:33
Al_khadhulu
 
Mensajes: 254
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Al_khadhulu » 16-05-2010 08:31

Evangeline era bella, dulce y cariñosa. Cálida como un abrazo en una fría noche de invierno. Fresca como la brisa en el rostro un día caluroso de verano. Era mi vida. Era, ahora lo se, todo.

La barca se mecía perezosa sobre la tranquila superficie del estanque. Ella me miraba coger la guitarra para cantarle una canción de amor. Pero la música era otra de mis frustrados sueños de juventud. Un rockero que nunca llegó a ser. Ella se reía. Yo, también.

Cambié de instrumento de madera y la barca avanzó despacio. Ella dejó caer su brazo y acarició la superficie del agua suavemente. Nos miramos. Era un sueño hecho realidad.

Se arregló los cabellos con los dedos. Pero algo no estaba bien. Se había manchado. Era extraño. El agua era oscura. Bermeja.

Llevé mi vista sobre la borda para descubrir que todo el estanque estaba teñido de escarlata. No podía ser.

Evangeline estaba ahora mirandome. Sus cabellos pegados al rostro teñido de rojo. Su cuerpo tendido en el suelo, había formado su pequeño estanque carmesí. Todo se volvió oscuro.

El sueño era ahora pesadilla.

Mis manos estaban llenas de sangre. Sangre en mi rostro, a mis pies. Pero no sentía dolor. Solo un golpe sordo al desplomarme. Aún no me había dado cuenta, pero ese día murió Vic Page.

Evangeline me miraba sin ver.

Me sentí desfallecer.

Me lo habían arrebatado todo.

Vic Page terminaba allí ese día.

Pero no era mi final.<br><br>Post editado por: Al_khadhulu, en: 16/05/2010 09:00
Al_khadhulu
 
Mensajes: 254
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Al_khadhulu » 16-05-2010 08:52

Regresé de tan dolorosos recuerdos, arrodillado, devoto, frente al altar. Un sacrificio inocente, a los pies de un Dios indiferente al sufrimiento, me llamaba. Padre te había abandonado, como a mí. Pero yo no te dejaré. Seré tu angel de la justicia. No puedo devolverte la vida. Pero te vengaré.

Cogí la sabana manchada de sangre. Dispuesto a descubrir su aterrador misterio.

No estaba solo.

Sereno, sin miedo, me encaré a lo desconocido.

Era un hombre que no tenía nada que perder.
Al_khadhulu
 
Mensajes: 254
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor necrus » 16-05-2010 11:04

Yo dejo al master, mi puesta en escena.

No se en que momento ponerme, confío en que me pondrá en buen lugar.;)
Eihir, puedes poner lo que quieras, ya tengo ganas de verlo.
necrus
 
Mensajes: 134
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Ferran » 16-05-2010 12:33

Necrus, si casi te estampas con mi Lincoln. Ya estás en escena y con tu "deportivo rojo" has llegado antes que Reeves a la Iglesia. :)

Lo bonito de esto es el margen de libertad para hacer fluir las escenas... y me parece que hasta que no nos encontremos junto al cadáver del Padre Franklin no descubriremos más del Master, jeje.

¡Pero qué divertido es esto!
Avatar de Usuario
Ferran
 
Mensajes: 2103
Registrado: 02-10-2004 01:00

Re:En la Iglesia de Saint Patrick...

Notapor Ferran » 16-05-2010 12:45

Ese insensato de Vic Page iba directo al cuerpo, dispuesto a levantar la sábana que ocultaba la tragedia con sus manos desnudas. Maldita sea, podría haber un oscuro debajo de las sábanas, no seria la primera vez que un cadáver comenzara a moverse y desatara la plaga... zombies... son lo peor. Por mucho que me pese no debo dejar a nadie desprotegido así que dejo escapar un murmullo lastimoso. Vic me ha visto, para y examina sereno su entorno. no tarda en discernir mi figura semioculta tras una estatua que adorna la pila bautismal. Me mira inquisitivo esperando una reacción, frío y decidido. No es un oscuro así que tiene sus motivos para estar aquí. Nadie en su sano juicio deambula por Hollow City a estas horas sin una razón de peso. Si el Padre Franklin me citó a mi, es posible que también a Vic Page. Doy un paso al frente mostrando mi figura, mientras avanzo masticando chicle, le digo:

"Yo de ti no acercaria mis manos tan despreocupadamente a un cadaver hasta comprobar que realmente no se mueve, jovencito."

Me acerco ante su postura tensa. Es como un deprepador, silencioso, observador y preparado para dar el golpe. Tiene las piernas ligeramente flexionadas y sus nudillos se han cerrado preparando un golpe definitivo. Decido romper el hiolo y me presento.

"Mi nombre es Reeves, señor Page, y creo que como usted mi presencia aquí no es casual. Recibí una nota y, maltida sea, no pude llegar antes del desastre. No es un Oscuro, así que estamos en el mismo barco. Relajese y veamos la tarea que el Padre Franklin nos ha encomendado..."

Acerco el extremo de mi bastón a la sábana y delicadamente la aparto del cuerpo desvelando la atrocidad que ha contamindo la santidad del altar mayor... ¡maldita sea! Es tremendo... mucho más de lo que pensaba... se avecinan tiempos dificiles y necesitaré aliados valiosos...
Avatar de Usuario
Ferran
 
Mensajes: 2103
Registrado: 02-10-2004 01:00

Se acerca la reunión...

Notapor eihir » 16-05-2010 13:32

Hacía calor en el interior del Pierre Garnoire, el restaurante más caro y famoso de Hollow City, en el lujoso barrio de Atherthon. El aire acondicionado se había roto, así que mientras el dueño se apresuraba a enmedar esa pequeña tragedia los camareros se afanaban en abrir la gran puerta que conducía a la terraza, desde donde podía verse el Grand Park y la Wolsley Road (la calle más lujosa de la ciudad). En la mejor mesa del restaurante se encontraba cenando un grupo de varias personas, las más influyentes de la ciudad. El Alcalde Mallory, un hombre de baja estatura adentrado en años (y en kilos), devoraba insaciablemente un Cabrito lacado con miel adobado con salsa Baracougné, mientras hablaba con el hombre que estaba a su derecha.
- ¿Así que definitivamente te quedas aquí, Ed?. Ya verás como esto te gustará. Yo te presentaré a los más influyentes, ya sabes, los que manejan aqui el cotarro. En Hollow City un hombre inteligente, que sabe lo que quiere, puede prosperar fácil y rápidamente.
- ¿Como tú, Mallory? - dijo una mujer de cara estropeada por múltiples operaciones de cirujía estética. Era una mujer madura, vestida con un traje de Battigli y adornada con demasiadas joyas caras.
Todos los demás rieron. De eso se trataba, de gente limpia e inmaculada por fuera, pero sucia y corrupta por dentro, que intentaban mantener las apariencias, pero que en realidad sólo se amaban a sí mismas, al dinero y al poder.
El hombre llamado Ed, un joven elegante de porte atlético, observaba al resto de comensales. Debía hacer un gran esfuerzo por no vomitarles su asquerosa comida rica en sus apestosas narices. Él prefería la comida oriental, era más sabrosa y nutritiva. Además, la compañía era peor aún, en las cárceles de China uno podía encontrarse con gente más decente que ésta. Ed imaginó lo que podía hacer con el cuchillo de la carne con sus gargantes, y camufló una sonrisa de complacencia llevándose su copa de Chateau Lafite del 85 a los labios.
- Te lo agradezco mucho Mallory, la verdad es que Hollow City tiene mucho potencial para que pueda desarrollar mis actividades libremente - al menos en esto Ed no mentía. Ocultar la verdad no era mentir, o al menos es lo que le enseñó su maestro.
- ¿Ya se sabe algo de lo que está pasando en las calles, Alcalde? - dijo Lamberty, director del Grand Bank de Hollow City. Los inversores están preocupados, y ya sabe, dentro de poco serán las elecciones...
Mallory contestó con un gruñido, mientras por sus labios caía parte de la salsa, manchandose su camisa de 300 pavos. Parecía un cerdo trajeado comiendo pienso,
sólo que no estaba en una granja sino en un restaurante lujoso, rodeado de personas.
Ed se sintió enfermo, disimuladamente miró su reloj y vió que el sufrimiento aún continuaría unas pocas horas más. Como le enseñó su maestro, formó en su mente un punto blanco dentro de la oscuridad, ensanchándolo poco a poco, hasta que todo era blanco y la oscuridad sólo un punto negro. Control, paciencia, relax.
De repente la secretaria de Mallory (o mejor dicho su fulana, una conocida trepa de las altas esferas) se acercó con el móvil en la mano. "Es importante", le susurró al oído al Alcalde. Éste se disculpó y se alejó unos metros de la mesa.
Ed cogió un cuchillo, buscando un ángulo donde poder ver los labios de Mallory reflejados. Asesinato, sangre, policía, Saint Patrick, Padre Franklin. Algo gordo había pasado esta noche. Algo que él no podía investigar, pero otro sí.
Mentalmente, concentró su energía Chi en una única pulsación, en un solo objeto, en un solo punto, y la liberó. Se oyó un pitido electrónico que venía de la chaqueta de Ed.
- Perdón - dijo Ed, al tiempo que sacaba su móvil -. Parece que un familiar está algo indispuesto, tendrán que disculparme por esta noche, señoras y caballeros.
Después de falsas promesas de reencuentro y asépticas frases de fría cordialidad para despedirse, Ed abandonó el Pierre Gardnoire a toda prisa con su Buggatti Bayron de color rojo. A toda prisa se dirigió hacia Saint Patrick, a la iglesia. No necesitó conectar su Navegador de última generación. Estaba en casa, en Hollow City. Directo, al misterio, se adentró en la noche, al tiempo que pulsaba un boton oculto. Un compartimento secreto se abrió, mostrando un maletin con cerradura electrónica que sólo él podría abrir. Ed sonrió. Miró el reloj. La medianoche. La hora de los fantasmas, de las brujas y de los muertos. El momento en que el millonario industrial Eduard Kraine desaparecía. Había llegado la hora de... ESPECTRO.
Avatar de Usuario
eihir
 
Mensajes: 628
Registrado: 02-10-2004 01:00

AnteriorSiguiente

Volver a Foro de Cullera Connection

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron