May 202010
 

Hoy la ciencia en general y la biología en particular ha dado un  gran paso. Se ha conseguido por primera vez generar un organismo vivo a partir de la información de la secuencia del genoma en formato digital.

Concretamente lo que se ha conseguido es, partiendo de la información del genoma de la bacteria Mycoplasma mycoides, modificar su genoma (introduciendo marcadores,… ), sintetizarlo químicamente e insertarlo en la carcasa de una célula de Mycoplasma capricolum a la que se le habia eliminado el material genético. Tras esto, el genoma sintético ha tomado las riendas de la maquinaria celular creando el primer organismo autoreplicativo sintético, de forma que tras unos cuantos ciclos de replicación todos los componentes celulares son producto del nuevo genoma.

M. mycoides JCVI-syn1.0

Aunque las técnicas individuales usadas para realizar esta proeza son usadas habitualmente por los laboratorios especializados, la magnitud del trabajo realizado así como el uso secuencial de todas las técnicas (generación de fragmentos de DNA, ensamblado, creación de cromosoma sintético e inserción en una carcasa bacteriana) hace que este articulo abra las puertas de una nueva biologia sintética.

Por supuesto, estos avances (como cualquier avance científico/tecnológico) reabrirán nuevos debates sobre la correcta aplicación de esta tecnología (que ya no es ciencia ficción). El nuevo ser vivo ha sido bautizado como M. mycoides JCVI-syn1.0.

El trabajo ha sido desarrollado por el grupo de Craig Venter en su propio instituto de investigación.Toda la información esta accesible en la edicion express the la prestigiosa revista Science o en la nota de prensa (todo en ingles).

.
Daniel G. Gibson, John I. Glass, Carole Lartigue, Vladimir N. Noskov, Ray-Yuan Chuang, Mikkel A. Algire, Gwynedd A. Benders, Michael G. Montague, Li Ma, Monzia M. Moodie, Chuck Merryman, Sanjay Vashee, Radha Krishnakumar, Nacyra Assad-Garcia, Cynthia Andrews-Pfannkoch, Evgeniya A. Denisova, Lei Young, Zhi-Qing Qi, Thomas H. Segall-Shapiro, Christopher H. Calvey, Prashanth P. Parmar, Clyde A. Hutchison, III, Hamilton O. Smith, J. Craig Venter(20 May 2010)
Science [DOI: 10.1126/science.1190719]

May 112010
 

Ya hacia tiempo que quería escribir algún post sobre las mal llamadas “medicinas alternativas” (correctamente deberian ser referidas como “medicinas” no efectivas o “medicinas” sin eficacia demostrada). Es decir sobre esos tratamientos presuntamente curativos que no se engloban dentro de la medicina científica por carecer de demostración rigurosa de su eficacia.
Es importante remarcar que el hecho de que estas pseudo-terapias no formen parte de la medicina científica, es simplemente porque NO SON CAPACES DE DEMOSTRAR SU EFICACIA. No porque no se comprenda su modo de acción. Hay muchos medicamentos actuales para los que aun no se conoce su mecanismo de acción, simplemente se sabe que funciona y se puede sospechar por que vía puede actuar. Pero si se demuestra que el tratamiento es significativamente efectivo y no es perjudicial para el paciente, se procede con una serie de rigurosas pruebas hasta que llega a la aplicación clínica.

Homeopatia

Un caso curioso es el caso de la homeopatía. Esta falsa-medicina se basa en diluir los compuestos hasta que no queda ni una molécula del compuesto inicial y todo es agua. Obviamente no hay ningún estudio científico riguroso (experimentos con diseño con doble ciego, duplicación de resultados en grupos independientes,…) que demuestre que es útil. Y en muchas legislaciones (incluida la Española) no se les aplica el mismo nivel de requerimiento que a los medicamentos convencionales (sólo se les pide que no sean peligrosos y NO se les exige que tenga “efecto curativo” , como lógicamente ocurre con los medicamentos científicos). De esta forma hay empresas/mafias que se aprovechan de la desesperación y de la ignorancia de la gente. Y esto es aún más triste cuando esa gente abandona los tratamientos científicos y muere en manos de los embaucadores.

Todo esto viene porque acabo de ver que mi antigua universidad esta organizando un Máster en Medicina naturista, acupuntura y homeopatía. Y es indignante que una organización de prestigio científico preste su nombre a la enseñanza de la pseudociencia (y desgraciadamente esto es bastante comun). De hecho la reacción del alumnado no se ha hecho de esperar.