Sorpresas en el sótano: Parte 1- Como conocí a nuestros heroes

on 17 diciembre, 2013 in Sesiones de juego

Dado¡Ya se ha jugado la sesión inaugural!

Dos de nuestros héroes, Yamu y Lancia, crecieron en la ciudad de Carabás, acostumbrados a vivir cada día las maravillas de este peculiar lugar. Ahora, convertidos en unos inquietos jovenes, han encontrado ocupaciones acordes a sus cualidades…

Nuestro tercer héroe, Nori, no ha tenido tanta suerte. Tras ser encontrado por una caravana de comerciantes, inconsciente y rodeado de cadaveres de orcos y goblins , vive en la calle, refugiado en un carro estropeado, tratando de recuperar su memoria mientras se gana la vida como puede.

Estamos en plenas fiestas de la cosecha de la Calabaza, con lo que  todas las calles están engalanadas y la música no cesa en todo el día. Yamu y sus compañeros están muy emocionados porque hoy será el primer dia en que, oficialmente, hagan una patrulla representando a la nueva Guardia de Carabás. ¡Aunque están aún en prácticas, la ocasión es muy especial! Pero Yamu podria estar mas contento. No es que se queje, pero en las pruebas de acceso, tanto fisicas como teoricas, lo bordó. No se explica como ha acabado destinado como simple recluta en los cuarteles del puerto. Sin menospreciar a sus compañeros de barracón, en este cuartel parecen haberse destinado a los reclutas mas…ineptos. Definitivamente no deberia estar aqui…de hecho, sus compañeros asi parecen reconocerlo. Todos saben que Yamu es hijo de Crom, uno de los heroes, y una de las razones por las que ellos mismos decidieron unirse a la Guardia. Según ellos, incluso habiendolo hecho de pena deberia haber usado sus influencias para ser oficial en los cuarteles mayores. Definitivamente, todos piensan que una mano negra ha tenido que ver en su destino.

Aún asi todos están deseosos de acabar su ronda de prácticas y celebrarlo con unas rondas en el Bar de Vespero. Además, asi podrian alegrarse la vista mientras beben si tienen la suerte de que la joven Lancia o su igualmente hermosa madre Melissa se encuentran en el local. Yamu critica a sus compañeros y les recuerda que Lancia es amiga suya, que no hablen en ese tono de ella, a lo que sus amigos le responden que igualmente es muy guapa y que deberia presentarla…

El Capitán Stevnson entra en el barracón criticando a su atajo de vagos que tiene por reclutas. Tras farfullar insultos y atacar gratuitamente a sus soldados, el Capitán les ordena que se equipen y vayan al encuentro de su oficial en practicas, el Teniente en prácticas Frank Melher, que les esperará en su zona de patrulla, nada mas y nada menos que la Plaza de los Heroes. El Cápitan también opina que necesitarán un sargento para la unidad y a pesar de que él mismo tenia en mente al recluta Perry, debido al entusiasmo y las buenas aptitudes demostradas por Yamu, acaba nombrando Sargento a Yamu Cromson…para alivio del propio Ken Perry que asi se lo dijo en cuanto el Capitán abandonó el barracón.

Asi pues, el Sargento en prácticas Cromson y su unidad se equiparon y marcharon ansiosos y ilusionados hacia la Plaza de los Heroes.

Mientras, en otro lado muy distinto de la ciudad (y tan distinta porque es el Palacio de la Marquesa) Lancia y la propia Marquesa Nefertinarita prácticaban, no sin poca desgana, algunas katas de artes marciales. Lancia y Nefer han sido amigas desde la infancia. Dado que las esfinges crecen mucho mas lentamente que los humanos, Nefer es ahora el equivalente humano a una adolescente, con lo que incluso considera a Lancia mas que una amiga, casi una hermana. Ambas hablan de lo duro que es prácticar y de lo pesado que es tener que hacerlo continuamente, más aún cuando tu consejero y ayudante, el Señor Noorgard, es tan pesado con esta y con todas las otras actividades que tiene en su apretada agenda de marquesa. El tiempo pasa volando y Nefer le recuerda a Lancia que debe reunirse con las otras bailarinas del grupo de espectaculos del Palacio, ya que Madame Covillon, la directora artistica, tiene muy poca paciencia y le echara la bronca. Como si le leyera la mente, el siniestro Señor Noorgard llama a la puerta con educación para advertir precisamente el hecho de que la señorita Mensel podria llegar tarde a su cita con el grupo de baile que debe actuar en la exhibición en la plaza. Y además, le recuerda a la Marquesa todas las citas que tiene pendiente en su agenda, que siempre lleva consigo. Lancia invita a Nefer a que pase por el Bar de su padre, Vespero, tras la actuación, pero el Señor Noorgard le recuerda a la Marquesa que no tiene tiempo para esas cosas y que además no es recomendable frecuantar ciertos lugares. Al borde de la rabieta, la Marquesa insiste, con lo que tras una breve y educada discusión, el Señor Noorgard promete hacerle un hueco en su apretada agenda…mientras Lancia hecha un descarado vistazo a dicha agenda y se cerciona de que hay hueco suficiente y de sobra, indicandoselo sin ninguna vergüenza al Consejero. Lancia y Nefer se despiden y el Señor Noorgard acompaña amablemente a Lancia hasta Madame Covillon, cogiendola del brazo mientras le comenta que deberia ser mas respetuosa con la Marquesa y menos descarada, ya que podria ser una mala influencia en su educación.

Cuando Lancia se presenta ante Madame Covillon, las demas chicas del grupo de baile parecen asustadas. Madame Covillon critica airosamente pero sin maldad a Lancia y su falta de respeto por los horarios,mientras Lancia habla con ella con total descaro sobre unos pasos de baile que ha visto en las callejuelas del distrito de los artesanos que podrian incluir en la coreografia de la demostración. Molesta porque sus regaños no han sido siquiera escuchados, Madame Covillon se niega categoricamente a incluir unos bailes callejeros en su estudiada coreografia fruto de años de experiencia en los espectaculos e insta a las chicas a elegir su vestuario y reunirse con el cochero que les llevara en carroza hasta la Plaza de los Heroes. Pero Lancia no se da por vencida, y en los camerinos propone a sus amigas incluir los pasos de baile. A pesar de las reticencias iniciales de sus compañeras, especialmente de Lavinia, una estirada mujer del norte con pelo negro azabache, al final Lancia consigue convencerlas argumentando que realizaran la coreografia de Madame Covillon y también la suya, con lo que nadie debe enfadarse…Tras practicar el poco tiempo del que disponen, al final las chicas, incluso Lavinia, parecen estar muy ilusionadas con este pequeño acto de rebeldia al que Lancia les ha incitado…al final el Señor Noorgard parece que tenia razón…

Y en otra parte, también totalmente distinta a un palacio, ya que se trata de un carro de carbón roto en mitad de un callejon del barrio enano, Nori se arregla la barba. A pesar de tener las botas tan estropeadas que casi valdria la pena ir descalzo, Nori no deja de vestir bien con sus ropas de lino, y no renuncia a ir arreglado y aseado. Sobrevive en parte gracias al rancho sobrante de las minas que la hija de un capataz, Hilsa, le trae muy a menudo. Hilsa es una jovencisima enana de pelo rubio y ojos verdes, hija de una de los capataces que iban en la caravana cuando encontraron a Nori. Por algún motivo, parece preocuparse por Nori mas de lo que deberia. Y también por algún motivo exige a todo el mundo que le llamen Daniella, porque suena mejor. Cosas de crias…

Hoy Daniella le trae a Nori un par de botas junto con la comida. Le dice que son excedentes de las minas y que se las dara a cambio de que le acompañe al festival de la Plaza de los Heroes. Sin saber donde se mete, Nori accede de inmediato, pensando mas en el fantastico par de botas nuevas que en el lio en el que se puede encontrar. Muy ilusionada por lo que Daniella podria considerar una cita, por el camino trata de convencer a Nori de que busque un trabajo. Su padre, el capataz, puede encontrarle un trabajo de minero, ya que siempre hay vacantes por los accidentes. Pero a Nori no le hace mucha ilusión. Daniella dice que si fuera mas normal a su padre le caeria …menos mal: Corre el rumor de que Nori es muy extraño, ya que no gusta de la mineria, es feliz en los bosques y montes y nisiquiera sabe o recuerda hablar Kuzdhu. El resto del camino es practicamente un monologo en el que Daniella trata de hacer cambiar de opinión y estilo de vida a Nori…encantado con sus botas nuevas.

 

 

Comments are closed.