La primera sesión realizada el 20 de Diciembre de 2009 situa al grupo camino de la ciudad fronteriza de La Cima Gris, perteneciente a los territorios del Dragón Azul y controlada por la provincia de Irador. Una trama relacionada con un extraño mineral hace intervenir a tropas de Negro sobre la desdichada población humana. PJs: Erbo (Warlord), Salem (Rogue), Rios (Fighter), Elissa (paladin), Desiree (Wizard).

El grupo se dirige a La Cima Gris, pueblo minero perteneciente a los dominios del Dragón Azul y en la provincia fronteriza de Irador, cuando al llegar a un pequeño desfiladero que conduce al poblado detectan a unos dracónidos que preparan una emboscada. Prevenidos del peligro logran evitar la encerrona y acaban de manera rápida aunque desorganizada, con los dracónidos que se lanzan sobre ellos. Sólo una de las criaturas logra escapar dejando tras de sí rocas cubriendo su retirada. Los dracónidos son parias no marcados y por tanto no pertenecen a ningún clan de dragones y al parecer son simples incursores armados con armas muy rudimentarias: hondas, jabalinas y alguna lanza corta.

Una vez solventado el problema llegan con facilidad a La Cima Gris. Los mineros están reunidos en la plaza discutiendo problemas con el abastecimiento. Runik (el lider enano) y Andalor (lider humano) están informando de la situación a los ciudadanos, mientas que Runik es temperamental y irascible, Andalor se muestra más apaciguador y diplomático. El último cargamento de mineral enviado a Irador a cargo de Bonner ha sido interceptado posiblemente por los dracónidos que han aparecido últimamente en la zona. Como no ha llegado a destino, tampoco ha podido volver con los suministros adecuados y la gente está descontenta (minero sin cerveza pierde la cabeza). Además, existe la necesidad de incrementar los turnos de trabajo para cumplir con las cuotas marcadas por Irador y consecuentemente se cancelan los permisos de visita a la ciudad que acaban con la segunda distracción de los mineros:las furcias. El grupo se acerca y al preguntar un tal Stan Bocanegra les informa de la situación y de sus problemas.

La llegada de una comitiva de soldados del Dragón Negro lideradas por una patrulla de dragones y varios secuaces interrumpe la reunión. En su mayoria dragones y humanos del ejercito de negro, pero el ojo avizor de Rios detecta a un par de extraños humanos entre la comitiva que no parecen pertenecer al ejercito de negro pero que no logra identificar adecuadamente. Koltong (dragón negro) se presenta como aliado que viene a solventar los problema que tiene su “primo azul” con los parias dracónidos que asaltan la zona y exige sumisión a los mineros. A cargo de Stigger y Radek, los enanos y un grupo de veteranos exploraran las cavernas colindantes de la mina dónde Koltong indica que están los dracónidos origen del problema mientras el resto de la población quedará aislada en toque de queda en la ciudad. La desesperación del pobre Bocanegra le lanza a protestar abiertamente a Koltong, quien con un simple gesto incinera el cuerpo del desdichado humano que muere al poco tiempo entre sufrimiento. A pesar del intento de Elissa de ayudar, Rios lo retiene evitando que se meta en problemas. La gente ve atemorizada como los canes reptiloides despedazan y devoran los restos humeantes del cadaver ante las risas sádicas de Koltong. Andalor se apresta a someterse a los designios de sus nuevos amos. Runik con el contingente minero sigue a Radek y Stigger hacia la mina y el resto de la gente procede a retirarse a sus casas en silencio siguiendo las instrucciones de Koltong, que decide ubicarse en la taberna de la Cima Gris. En vista de que el grupo se queda sin lugar dónde ir, y destacando la belleza de Desiree y Elissa entre un grumo de sucios mineros, Andalor los acoge en su casa invitándolos a comer y preservándolos de mayores problemas.

Andalor les pide ayuda para liberar el paso norte de dracónidos para poder enviar a su mensajero Arid Piesligeros a Irador con presteza para que el dragón Azul intervenga ante la intromisión y sometimiento de Koltong. Además, si el grupo es capaz de encontrar el cargamento perdido y al pobre Bonner les estará eternamente agradecido. La recompensa es escasa pues escasos son sus recursos pero promete toda la ayuda posible si con ello salva a sus queridos ciudadanos. Como Erbo certeramente comentó: “…lo teniais oscuro pero ahora lo teneis negro…”. Tras llegar a un acuerdo económico, pues los gastos de los aventureros deben sufragarse, el grupo acepta ayudar a los ciudadanos de la Cima Gris: liberarán el paso. Andalor finalmente, y tras indicarles la dirección exacta del Paso, les conduce al exterior de la ciudad por una salida discreta que evite a los dragones menores que patrullan las calles deseándoles toda la suerte posible en su misión.

Temiendo una emboscada, el grupo acechó a los posibles dracónidos que ocupaban el paso e intentó sorprender a los incursores. Dividiendo sus fuerzas para atacar de forma coordinada escalando por los laterales del paso, empieza una larga batalla que puso al límite a nuestros valientes. El enemigo más temible se enfrentó a las féminas, que desprovistas del apoyo del resto sufrieron graves consecuencias. Desiree fue mordida gravemente y la intervención de Elissa fue providencial para salvarla de una horrible muerte sufriendo a su vez múltiples heridas, pero conteniendo a las béstias el tiempo necesario para que Salem y Rios, con las precisas indicaciones tácticas de Erbo, acabaran con la ameneza. Magullados por la cruenta lucha sanaron sus heridas y registraron los cadáveres de los infortunados dracónidos. Salem incluso encontró una interesante +1 Resounding Sling que se aprestó a añadir a sus pertenencias. La propia Desiree, presa de un deseo de venganza, se encargó de restrear las huellas de los dracónidos hasta su guarida, unas torres semiderruidas en las inmediaciones de la zona.

Algunos honderos y soldados protegían a un hechicero y su pequeña mascota voladora. Sin embargo, la tenacidad y esfuerzo combinado de golpes de Salem y Rios, la apropiada dirección de Erbo en la lucha junto con la protección ofrecida or Elissa y la magia de Desiree consiguió acabar de manera rápida y efectiva con el enemigo. Por fin, el grupo se comportaba como tal y los frutos de la coordinación ofrecieron una facil victoria sobre el enemigo. Ni tan siquiera las esferas de energía del lider dracónido propulsadas por su +1 Warmage Staff hicieron mella en el grupo y Desiree se aprestó en hacerse con tan temible arma una vez destruida la ameneza. No tuvieron dificultad en encontrar preso a Bonner, aunque ciertamente magullado y con poco ánimo, junto con el cargamente de mineral cristalino y carbón. El mineral, ansiado por azul y de valor desconocido, parece tener una importancia que va más allá de su valor monetario. Bonner agradeció la ayuda recibida y espera ser escoltado a la ciudad para presentarse ante Andalor. Con el Paso libre de sucios dracónidos nada impide que Arid Piesligeros consiga la ayuda de Irador.

¿Qué hará tan importante el mineral cristalino? ¿Qué designios guían al sádico Koltong? ¿Qué buscan realmente en la mina Radek y Stigger? ¿Acudirá Irador en su ayuda? ¿Sufrirán los ciudadanos de Cima Gris? ¿Existe alguna conexión entre los dracónidos parias y la intervención de Negro? ¿Quienes serán los extraños humanos que acompañan al contingente de Koltong? ¿Volveremos a ver a stan Bocanegra alguna vez? Y más importante todavía… ¿qué harán nuestros héroes a partir de este monento?. Solo el tiempo resolverá estas dudas…