Las siguientes crónicas constituyen el relato de las aventuras de Urulókë, personaje jugado por Angel Ochando, en la saga del Reino de los Dragones realizada por Ferran Pelechano allá por el año 2000. Gracias a esta recopilación, escrita por Angel, podemos recordar momentos espectaculares de las sesiones jugadas que ahora ponemos a disposión de todos vosotros.

1.    ANTECEDENTES

 Me llamo Urulókë (Significa Dragón de fuego) y soy un duque dragón púrpura al servicio de mi clan, bajo el gobierno del rey de Penacles y emperador de todos los Reinos de los Dragones, a las órdenes de mi señor Duque (En mayúscula se refiere a uno de los 2 grandes Duques, en minúscula a la etnia de los duques dragón). Aún siendo joven, ya estoy marcado con el color de mi clan, distintivo de poder entre dragones. Tal vez fuera esto lo que me sirvió para entrar en mi orden y poder entrenarme como Guerrero Noble al servicio de uno de los Duques Dragón del reino.
He de reconocer que no soy un dragón de lo más normal, tengo mis propias ideas, siempre y cuando no contradigan a mi señor, y actúo según mi instinto. A pesar de que el tipo de arma tradicional del clan es la espada, reconozco que me decanto por algo más contundente como un azadón de guerra, aunque no soy el único con distintas preferencias. Aparte de eso, un arma de proyectiles como una ballesta pesada me parece una buena opción en algunas situaciones, tal vez lenta pero con un disparo muy efectivo. Junto a esto, el entrar en la orden de  Nobles Guerreros me formó como lo que soy hoy en día, un soldado fuera de la media con dotes de mando y diplomacia, conocimientos en magia, gran versatilidad en general y preparado para dirigir a las tropas hacia la gloria de nuestro clan. Con esto espero poder destacarme algún día como pieza importante en el éxito de mi clan.

2.    INICIOS

 Hace poco, mi señor Duque me mandó llamar por un asunto de suma importancia. Buscaba un poderoso artefacto de origen rastreador que era sumamente importante para Púrpura. La cuestión es que lo único que sabía de él es que se encontraba en la región de Dimas, una baronía del sur cuyo señor era un tal Yamérik (Se dice que es un mago muy poderoso (nivel 20+) y está marcado). El caso es que sin saber nada más sobre el objeto en cuestión me envió allí al destacamento de guardias de frontera, lo cual serviría como tapadera de mi verdadera misión. Pero el mayor problema es que estaba sólo ya que mi señor me enviaba allí por mi cuenta y riesgo, y sin su apoyo. El caso es que tengo que retornar lo más pronto posible con dicho objeto. Ni tan siquiera osé preguntar cuál sería mi destino en cualquier otro caso. Al poco de llegar a Dimas se me asignó a una patrulla junto a un bárbaro autodenominado Máximo y un guerrero mago llamado Krimy. Ellos serán mis compañeros a partir de ahora.

1.    DATOS TÉCNICOS
Esta es la primera aventura del dragón Urulókë (Erdraug) en la baronía de Dimas, al sur del reino de Penacles, en el Reino de Dragones (R.A.K.). Urulókë y sus 2 compañeros, el bárbaro Máximo (Anxelet) y el guerrero mago Krimy (Pulpandante), intentarán hacerse un sitio en la complicada sociedad dragonil del reino de Penacles. Esta y otras aventuras posteriores se realizan bajo la dirección de Rankor desde el local del Club de Rol Alpeia 2025 de Algemesí (Valencia). El sistema de juego es Rolemaster con algunas de sus posibles variantes (Companions, reglas de la casa, etc.). Si alguien quiere hacer algún comentario de cualquier tipo, puede dirigirse a erdraug@latinmail.com

2.    PRIMERA SESIÓN

PRIMERA JORNADA

Pasado cierto tiempo ya como guarda de frontera, el barón Yamérik me mandó llamar. Esta situación era algo extraña ya que el barón no se ocupaba directamente de las patrullas (Una patrulla está formada por 3 dragones uno de los cuales hace de mando), aún así preparé mis cosas pensando que a lo mejor me enviaba a una misión especial. Al llegar al salón de audiencias me encontré con mis compañeros de patrullas, Máximo y Krimy. Con esto, se me pasó por la cabeza que tal vez fuéramos los tres como patrulla  ha hacer alguna misión.

Mientras esperábamos, observamos que el barón estaba hablando con su segundo, un tal Drúlok, un joven ambicioso que no estaba marcado. El caso es que escuchamos que comentaban algo sobre la Sima Fori (A causa de un terremoto se formó la sima hace poco y actualmente hay actividad volcánica en la zona), al norte de la baronía. Por lo visto el propio Drúlok había regresado hacía poco de allí y estaba informando al barón de algo que no llegué a escuchar. Parece ser que la frontera con Negro nunca puede estar tranquila.

Momentos después nos llamó el barón para que nos acercáramos. Nos comentó que hacía una semana envió una patrulla a los Picos Escabrosos  (Pequeña cadena montañosa rica en minerales que forma parte de una discutida franja de frontera con las Brumas Grises de Negro) en misión especial y que no habiendo tenido noticias suyas aún ha decidido enviar otra patrulla en su busca. Nos dijo que volviéramos con la patrulla y con todo lo que llevaran, a ser posible. Eso de ‘con todo lo que llevaran’ me mosqueó y me hizo recordar el porqué de mi traslado a Dimas. El caso es que nos comentó que los tres guardas eran Ráifar (Mis únicos datos sobre él indican que es un veterano de frontera), Smodai y Korlan (Lo único claro es que debe ser más veterano que Ráifar ya que es el mando) como mando. Por lo dicho yo diría que le interesa más lo que pudieran haber conseguido estos que sus propias vidas, además de que no habernos comentado nada de su misión. El caso es que sin más preámbulos nos dirigimos a los establos donde nos esperaba el equipo suministrado por el barón para nuestra misión junto a 3 monturas dragón frescas para el viaje. Como nota curiosa he de decir que mi compañero Máximo nos hizo notar cómo se sobresaltó Drúlok al hablarnos el barón del asunto de los Picos Escabrosos, desde entonces me estoy preguntando cuántos bandos hay implicados en este embrollo.

Decidimos dejar la ciudadela (La ciudad de Dimas contiene en su interior una ciudadela donde residen todos los dragones) y salir de Dimas por la puerta este en dirección sudeste, pasando por la propia ciudad. Como siempre, los humanos demostraron lo que son, seres inferiores temerosos de sus superiores, mas aún así había alguno que se atrevía a insultarnos, ¿era aquello valentía ó tal vez inconsciencia?

Una vez en camino dediqué un tiempo a revisar mentalmente el mapa de la región para tener más claras las cosas.
dimas

Horas después apareció una montura dragón con un mensajero en nuestra misma dirección que parecía ir con prisa, nos apartamos un poco del camino y le dejamos pasar. Lo curioso es que también nos apercibimos del vuelo de ¡un Dorado! Que mira tu por donde también iba en dirección este. Yo diría que no es una ruta muy transitada por mensajeros y extraños, pero bien. El caso es que horas más tarde llegaríamos a la que podría ser la parte más peligrosa del viaje ya que tendríamos que cruzar el Bosque de Birt del cual se dice que contiene espíritus guardianes.

Cuando el día llegaba a su crepúsculo, cerca ya del bosque, vimos a lo lejos un grupo de humanoides salir del bosque. Decidí que podríamos sacarles alguna información sobre la situación al otro lado del bosque y nos dirigimos a su encuentro. En cuanto nos vieron se asustaron y huyeron como conejos, ¡humanos!. El caso es que tuvimos que perseguirlos. Al poco una hembra humana del grupo trastablilló y quedó a nuestra merced. Me tuve que conformar con ella ya que mis compañeros no estaban muy convencidos de la utilidad de dicho interrogatorio. La cogí y un poco más adelante, ya en los lindes del bosque, nos dispusimos a preparar el campamento. Intenté entonces sacar algo de información de ella a pesar de las críticas de mis compañeros. Lo más turbador del caso es que tuvieron razón ya que después de varios intentos infructuosos en los cuales ella nos miraba con absoluto terror acusándonos de asesinar a su familia, la criatura sufrió unos espasmos y murió. Al menos mis compañeros supieron aprovecharla como alimento para las monturas. La cuestión es que la única información que pudimos sacar de ella fue que provenía de las minas ya que estaba manchada de polvo de carbón ó algo parecido, ¿tal vez algún tipo de cristales valiosos? Poco después nos dispusimos ha hacer las guardias. No resultaron muy tranquilas porque notamos cosas raras, alguna extraña explosión, focos de poder, etc.

SEGUNDA JORNADA

Al día siguiente nos dispusimos a cruzar el bosque. El trayecto fue tranquilo a pesar de que en varias ocasiones alguno de mis compañeros notara ocasionalmente focos de poder en algunos puntos del bosque. Una vez cruzado el bosque el camino hacia las montañas se volvió impreciso y tuvimos que rastrearlo cuidadosamente.

Cuando ya estábamos en las estribaciones de los Picos Escabrosos me pareció conveniente comprobar nuestra ruta ya que no estábamos muy seguros de ir por el camino correcto. El caso es que decidí transformarme para sobrevolar la zona en busca del camino. Me dirigí al norte y al cabo de una media hora lo encontré. Observé también a un grupo de humanoides armados en actitud sospechosa, diría que preparando una emboscada. Me hizo gracia que debido a perder la ruta nos evitáramos una emboscada.

Avisé a mis compañeros y decidí darles su merecido. El problema es que al aproximarme 4 de los 6 humanos me dispararon proyectiles. En aquel momento decidí bajar a tierra, buscar cobertura y responder con la misma moneda. Ahora pienso que pudo ser un error, un error que pudo ser fatal ya que a pesar de ser humanos lucharon hasta el final, sin miedo a nosotros. La cuestión es que esto, más que molestarme, me hizo sentir curiosidad, curiosidad por tales seres. Tal vez me afectó demasiado aquel ataque, pero el caso es que una vez en tierra y transformado en humanoide me dispuse a contestar a sus arcos con mi ballesta pesada (ahora pienso que hubiera sido preferible lanzarles un par de ráfagas de mi aliento en forma de dragón). La gran pega de este arma es su lentitud de disparo porque pegas a su efectividad es imposible hacerle ya que mi primer disparo derribó directamente a uno de los tiradores. Otro error de ese momento fue olvidarme de los dos espadachines de grupo que aparecieron momentos antes de que llegaran mis compañeros. Por lo visto tuvieron problemas con las monturas. El caso es que los 2 llegaron hasta mi posición y casi se hacen conmigo. Debo dar las gracias a tener compañeros tan combativos como Máximo ya que apareció en forma de dragón cuando yo estaba en mi peor momento machacando literalmente a un espadachín de un certero zarpazo. Al otro lo rematé con un disparo a quemarropa. En cuanto a los arqueros, entre Krimy y Máximo consiguieron reducirlos.

Momentos después del combate, a Krimy se le ocurrió aprovechar alguno de los moribundos para interrogarlo y sacar algo en claro. Después de reanimarlo procedió a hechizarlo  para facilitar la labor (Digamos que se hizo amigo del humano). Lo que nos comentó Galven  (Habrá que acordarse de este nombre) nos mosqueó bastante ya que por lo visto él trabajaba en las minas y hace una semana llegó un grupo de dragones que lo destrozaron todo y utilizaron a la gente para buscar algo ya que los pusieron a excavar en una zona cercana a la entrada de las minas. Por las descripciones supusimos que esos dragones eran los que estábamos buscando sobretodo si a uno le llamaban Korlan (Mando de la patrulla supuestamente desaparecida), y por lo visto buscaban algo que era enorme (Unos 3 metros cúbicos)  ya que una vez encontrado obligaron a la gente que seguía viva a construirles un enorme carromato de unos 4 metros de ancho con el que se fueron hace unos días. Otro detalle extraño era que además de no saber nosotros mismos ni el resto de dragones de la región lo que se extraía de estas minas, el estatus de ésta zona era de una total autonomía respecto a Dimas y los dragones ya que no había ningún tipo de representante púrpura en la zona y su único trato con los púrpuras era el pago de su autonomía mediante el envío de minerales que ni tan siquiera pasaban por Dimas. Digamos que la zona era muy peculiar.

Ya por la tarde, nos dirigimos hacia el poblado minero montañas arriba. Aún estábamos discutiendo la decisión de Krimy de dejar libre al humano ya que nos parecía peligroso a Máximo y a mí el dejar individuos con información ‘privilegiada’ a pesar de ser humanos. Al atardecer llegábamos al poblado que habían saqueado los dragones que buscábamos. No vimos ningún humano por la zona. En la plaza del pueblo vimos el claro rastro de huellas dejadas por el enorme carromato. Todos pensamos que al menos tendríamos un fácil rastro a seguir. El caso es que decidimos ir a la zona de las excavaciones para ver si sacábamos algo en claro, cosa que a mí me interesaba incluso más que a mis compañeros. Encontramos la entrada del túnel a las afueras del pueblo, en dirección a las minas. Ya había oscurecido y decidimos dejar a las monturas atadas en la entrada. En ese momento según nos comentó después Máximo, descubrió casualmente el escondrijo de un rastreador junto a la entrada de la cueva. Esos rastreros espías escurridizos e intrigantes me caen muy mal. Por lo visto, el rastreador nos estaba espiando aprovechando sus habilidades de camuflaje. Temiendo no ser suficientemente rápido para atraparlo decidió que al menos tenía la ventaja de saber que estaba allí y que eso era suficiente. Me extrañó tal razonamiento en un bárbaro pero no puedo considerar que fuera una mala opción. Al menos eso nos sirvió posteriormente para intentar coordinar una serie de señales para avisarnos entre nosotros de diversos peligros.    Entramos pues en el túnel sin ningún contratiempo y al poco llegamos a una estancia labrada que contenía varias puertas obstruidas por derrumbes. Según pudimos observar, esta estancia no había estado siempre medio enterrada en las montañas sino que estuvo al aire libre. La construcción parecía de origen rastreador, lo que explicaría la presencia de uno de ellos en la zona, y quedaba claro que faltaba algo grande en el centro de la sala. Al no descubrir nada más, decidimos apresurarnos en seguir nuestra mejor pista, las huellas del carromato.Una vez salimos del túnel decidimos marchar tras el carromato siguiendo las pesadas huellas que dejaba. El caso es que volvimos a percibir al maldito rastreador pero no pudimos hacer nada para atraparlo.Al poco de salir del poblado alguien observó algo extraño en la ladera de un peñasco junto al camino, mosqueados como estábamos nos dirigimos hacia el extraño fenómeno que acabó siendo un puñetero espía negro. Intentamos atraparlo por la fuerza pero, aparte de ser poderoso (Más que nosotros 3 juntos, nivel 9+), era un hábil ilusionista que nos mareó un rato con varias ilusiones. El caso es que Máximo decidió que en forma de dragón podría cazarlo mejor y sin pensárselo 2 veces se transformó. El caso es que el otro  (El máster) no se lo esperaba y casi lo cazamos, pero al final se nos escapó a través de la maleza. Un negro por estos lares es relativamente normal mas sigo preguntándome cuántos bandos hay implicados en este embrollo.

3.    SEGUNDA SESIÓN:

TERCERA JORNADA

Siendo aún de noche volvimos al camino a seguir las huellas del gran carromato. Más abajo, nos apercibimos que habían parado, tal vez a descansar, ya que las huellas eran allí más profundas. En la zona cercana al camino había un pequeño lago y restos de un fuego de campamento. Aprovechando la zona, decidimos parar también a descansar (Y a recuperar PP). El caso es que apenas empezada la primera guardia escuchamos ruidos que provenían del camino hacia el oeste. Parecía que venían en nuestra dirección así que una vez avistados por Máximo y Krimy decidimos emboscarlos por si acaso. Máximo se camufló entre unos árboles junto al camino y Krimy mediante una ilusión se disfrazó de piedra junto al camino. Mientras, yo permanecía en el campamento como si tal cosa junto a los caballos.

Como más tarde me comentaron mis compañeros, los ruidos del camino provenían de 4 monturas dragón. El que parecía el cabecilla llevaba una capa al estilo del mensajero visto el primer día camino del bosque. De los otros 3 destacaba uno que iba descabalgado y parecía estar rastreando algo. Al llegar a nuestra altura el explorador dio aviso de haber encontrado la ruta. Se dirigieron hacia el campamento, donde yo me encontraba, dejando a mis compañeros a su espalda. Cuando los avisté les di el alto a lo que respondieron con un ataque directo.

La verdad es que sólo me atacaron 2 dragones con hachas ya que el cabecilla se parapetó detrás de las monturas mientras el explorador seguía buscando algo. Además, mis compañeros estaban en su retaguardia.

El caso es que situado junto al lago conseguí que no me pillaran la espalda. Mi maza hizo una buena faena mientras Máximo conseguía entretener al cabecilla a pesar de rematar pésimamente una buena acción de emboscada por la espalda. Al poco, el explorador pareció encontrar lo que buscaba (Por lo que pude ver en un primer momento, parecían varios sacos medio escondidos junto a un árbol del claro), cogió lo que pudo y, después de avisar a sus compañeros, huyó con su montura por donde habían venido. Sus compañeros se unieron a él ya que pudieron esquivarnos y montar. Krimy hizo un último intento lanzando un par de relámpagos al cabecilla sin grandes resultados. Yo estaba cabreado y decidí seguirles con intención de poder atrapar a alguno y poder enterarnos de algo. Cogí mi montura y me dispuse a cazarlos. Momento después alcancé a los 2 más rezagados (No eran ni el cabecilla ni el explorador) y me lancé al ataque. Después de varios ataques, magia (¡Cochinos conjuros de vibraciones sobre mi arma!), uno atacándome ya cuerpo a cuerpo y el otro transformándose, decidí salir de allí antes de que las cosas se pusieran peor (Incluso perdí mi falcata).

Al cabo de un rato llegué malhumorado junto a mis compañeros que ya estaban registrando el escondite de los bandidos. Por lo visto, habían utilizado este claro como punto de reunión y escondrijo de un grupo de bandidos, rebeldes ó yo qué sé. Parecía mentira que hubiéramos deambulado por el claro sin percatarnos de tan ligero escondrijo. El caso es que lo que tenían escondido eran pertrechos, provisiones y demás cosas útiles para una guerra ó revuelta. Y lo malo es que los bandidos que habíamos visto no estaban marcados. En ese momento no sabíamos a qué atenernos. A pesar de todo encontramos un arma con el sello de Negro. ¿Estaba Negro promoviendo una revuelta de dragones en Penacles? ¿Con intención de hacerse con las minas púrpura de los Picos Escabrosos? Esta historia ya tenía demasiados condimentos.

Decidimos intentar descansar de nuevo en el claro hasta el mediodía. Tuvimos un grato descanso, eso sí, haciendo guardias.

Sobre el mediodía decidimos seguir otra vez las huellas del carro. Cuando llegábamos a los aledaños del bosque de Birt decidimos comer algo sin ni tan siquiera desmontar. No pudimos disfrutar mucho de nuestro tentempié ya que una vez en el bosque nos topamos con una emboscada. Tuvimos el tiempo justo de desmontar y parapetamos tras nuestras monturas. Esta vez, por lo visto, era una banda de humanos, proscritos lo más seguro, formada por 4 arqueros parapetados en los árboles, 2 espadachines, el cabecilla y su mascota (Un lobo bastante grande), todos ellos apostados en la parte sur del camino.

Después de unos momentos de indecisión, Krimy decidió responderles con su arco ya que su magia adormecedora no dormía ni a las moscas, Máximo acechó a los espadachines dando un rodeo y yo decidí cargar sobre mi montura hacia los espadachines.

El caso es que Krimy se encargó de uno de los arqueros, mientras Máximo se ocupaba de la mascota del cabecilla y yo estaba trabado en combate sobre mi montura con Logan (El cabecilla) y los 2 espadachines. Tenía problemas ya que además de la superioridad numérica, el cabecilla (Por los conjuros y su mascota sería un Señor de las Bestias de nivel 8+) me entorpecía los ataques con conjuros (Esquivar I). Tuve suerte de salir bien parado, ya que los asaltantes empezaron a huir mientras llegaba Máximo a mi lado. A los arqueros no pudimos seguirlos ya que huyeron mediante lianas aunque uno se cayó pegándose una ostia que lo dejó fuera de combate. Máximo decidió perseguir a Logan mientras yo me reponía de los golpes. Nosotros nos encargamos de echar un vistazo a los arqueros por si había algo interesante. Sólo encontramos unos rudimentarios medallones de cristal amarillo verdoso con 2 eles  grabadas (LL). Decidí quedarme con uno.

Poco después regresó Máximo ileso y nos contó como el tal Logan se transformó en pantera en su huida y como en un momento dado se paró y le habló. Le dijo que nos había confundido con otra patrulla de dragones que, por lo visto, les habían causado problemas. Por esto dedujimos que en el otro grupo había un marcado (Debía ser Korlan). El caso es que la pantera le dijo como poder localizar al otro grupo a cambio de que lo dejara estar. No sé si hizo bien pero casi es una de las pocas pistas que nos quedan.

Nos dirigimos camino adelante hasta un punto donde el carromato dejaba el camino. La pantera comentó que tuviéramos cuidado con unas peligrosas plantas de esa zona, pero no parecía haber nada extraño salvo la estrechez de la senda (Si llevaron el objeto por esta senda, debieron dejar atrás el carromato porque hasta las huellas desaparecieron). Pero momento después me encontré en un verdadero follón, mis 2 compañeros (uno en vanguardia y el otro en retaguardia) se pusieron furiosos conmigo y casi me machacan. El caso es que me escabullí con mi montura para retornar al camino, la montura de Krimy no tuvo tanta suerte pues su amo le atizó y fuerte. A pesar del descontrol conseguimos regresar todos al camino sin mayores consecuencias. Por lo visto nos enfrentábamos a plantas mágicas que provocaban que la gente afectada atacara a lo primero que viera. Al final, Máximo y Krimy se dirigieron hacía el noreste siguiendo la pista de unos ruidos mientras yo intentaba seguir la pista del carromato.

Yo no conseguí sacar nada en claro ya que las huellas acababan en un claro de árboles caídos. En cuanto a mis compañeros tuvieron más suerte (Mas bien menos) ya que descubrieron la pista de Ráifar y Smodai. Por lo visto Smodai los estaba acechando y tuvieron suerte de no toparse en el bosque con él pero no tuvieron tanta suerte al llegar al claro. En el claro había una cabaña de madera y vieron como Ráifar discutía con ¡un dorado!, con el que por lo visto habían hecho un trato. El caso es que el dorado (Un tal Mísar) no lo tenía muy claro, rompió el trato y se largo. Mis compañeros intentaron atrapar a Ráifar pero otra pifia después de un buen acercamiento de Máximo le puso sobre aviso y por poco se carga a Krimy con su poderosa jabalina, aún así, peor podría haber sido con su espadón. Aquí se acabó la aventura para nosotros ya que Krimy acabó con una rodilla destrozada (Quedó a –60) y sin poder caminar. La suerte fue que Ráifar se largó avisándonos que no volviéramos a asomar el hocico en sus asuntos. No pudiendo hacer otra cosa regresamos a Dimas esperando conseguir curación para Krimy y una segunda oportunidad por parte del conde a vistas del informe que le entregaremos sobre todos los extraños acontecimientos.

1.    DATOS TÉCNICOS:

Esta es la segunda aventura del dragón Urulókë (Erdraug) en la baronía de Dimas, al sur del reino de Penacles, en el Reino de Dragones (R.A.K.). Urulókë y sus 2 compañeros, el bárbaro Máximo (Anxelet) y el guerrero mago Krimy (Pulpandante), intentarán hacerse un sitio en la complicada sociedad dragonil del reino de Penacles. Esta y otras aventuras posteriores se realizan bajo la dirección de Rankor desde el local del Club de Rol Alpeia 2025 de Algemesí (Valencia). El sistema de juego es Rolemaster con algunas de sus posibles variantes (Companions, reglas de la casa, etc.). Si alguien quiere hacer algún comentario de cualquier tipo, puede dirigirse a erdraug@latinmail.com

TERCERA SESIÓN:

CUARTA JORNADA

Llegamos a Dimas y nos dirigimos a la ciudadela. Al poco de llegar recibimos aviso de presentarnos ante el barón, algo bastante inusual a la llegada de una patrulla (Parece que nuestra misión es bastante importante para el barón), así que sin apenas arreglarnos nos dirigimos al salón de audiencias con Krimy en bastante malas condiciones. Al llegar encontramos al barón Yamérik junto a su consejero Drúlok que nos pidieron un informe de nuestra misión. Después de resumirle los hechos (La otra patrulla, los problemas en Kivan Major, el rastreador, el espía negro, los pertrechos, el grupo de Logan, el dorado, el ataque de Ráifar) pareció que el barón se conformaba con los pobres resultados obtenidos. Por lo visto le preocupaba enormemente que Negro hubiese averiguado el secreto de las minas, además del espía y los pertrechos de Negro encontrados en la zona de Kivan Major. En nuestra corta estancia a nuestra vuelta ya habíamos escuchado rumores de incursiones de Negro en la frontera. Además, se mostró bastante interesado en el medallón con 2 eles obtenido de los hombres de Logan. Por lo visto estaba hecho con mineral sin trabajar extraído de Kivan Major. Le dio orden a Drúlok de estudiarlo. Con todo esto, el barón decidió enviarnos al norte a Fori para que averiguáramos que relación había entre los sucesos que estaban ocurriendo en el pueblo de Fori y la sima. Nos comentó que en Fori estaban preparando un grupo de exploración humano para estudiar la sima. Drúlok, que fue allí hace unos días a investigar por orden del barón, nos dijo que a pesar de haber aparecido hace unas semanas era una falla de origen natural y que estaba horadada por multitud de cavernas. A mí me dio la impresión que no nos estaba diciendo toda la verdad. Antes de retirarnos le pedimos al barón algún identificativo por si necesitábamos la colaboración de las gentes de Fori. Se quitó un anillo que llevaba su sello y nos lo dio (Decidí guardarlo yo mismo). Cuando nos marchábamos a recuperarnos un poco llegamos a escuchar que el barón mandaba enviar los carros con mineral que por lo visto quedaban en dirección a Lantro. ¿Cuál sería su destino final? ¿Sabía Púrpura algo de esto?

El resto del día lo pasamos descansando y preparando el equipo para la misión. Consideramos que nos vendría bien llevarnos equipo de escalada por si teníamos que bajar por la sima ya que se decía que apareció en una zona plagada de cuevas. Otra parte importante del equipo sería todo lo referente a Krimy y su lesión. Se le proporcionó varias dosis de un calmante para que pudiera estar en condiciones y ser mínimamente útil. Además, se le preparó una silla acondicionada para que pudiera cabalgar sin muchos problemas y consiguió una muleta en condiciones para poder caminar. Por la noche intenté sacar algo de información sobre el grupo de Korlan pero lo único que conseguí es que me preguntaran sobre nuestra misión en Kivan Major. Pero lo más curioso nos lo contó al día siguiente Krimy ya que cuando fue por la noche a los establos para arreglar lo de la silla de montar se encontró con un mensajero sumamente familiar ya que era el que nos había adelantado camino de Kivan Major el primer día de nuestra misión. El caso es que intentando hablar con él y con el mozo de cuadras se enteró que se llamaba Mórok y hacía encargos personales para el propio Drúlok, con lo cual no era un simple mensajero, sospechoso ¿no?. Al volver de Fori me gustaría saber si la caravana ha llegado sana y salva a Lantro, ya que según parece, Mórok se dirigió hacia el sur y esa misma noche Krimy observó a un púrpura volando en dirección sur (Por el poder que sintió pudiera ser un duque dragón II).

QUINTA JORNADA

Al día siguiente preparamos nuestras cosas tranquilamente y nos marchamos en dirección nordeste por un camino no muy transitado. No hubo ningún problema en todo el día y ya cuando era por la tarde vimos aparecer a lo lejos un grupo de monturas. Al poco estuvieron a nuestra altura y pudimos comprobar que eran 3 negros y llevaban el emblema de un noble de Brumas Grises. Les dimos el alto ya que estaban en territorio púrpura y después de un cortés saludo nos comentaron que eran una embajada de Negro para tratar con el barón de Dimas acerca de la sima. Por lo que dijeron parecían querer echarnos la culpa de la aparición de la sima pero a mí me dio la impresión de que se marcaban un farol. ¿Pudiera ser que Negro tuviera algo que ver con lo de la sima? ¿O simplemente sabe algo más que nosotros de lo que ocurre en la sima?

Ya de noche llegamos a una intersección de dos sendas más que caminos y decidimos acampar aunque solo fuera para seguridad de nuestras monturas. El caso es que cuando yo estaba haciendo mi primera guardia escuché algunos ruidos que al poco resultaron ser de unos horrendos sabuesos  (Sabuesos del Céfiro)que por lo visto rondaban alrededor de nosotros. Avisé a mis compañeros y nos dispusimos a defendernos. El primero entró en el campamento y nos echó una nube de gas a la cual resistimos en un primer momento. A los pocos segundos ya había caído con un golpe de mi azadón y el remate de Máximo. Lo malo es que intentando aguantar la respiración para resistir la nube de gas casi me atraganté y acabé inconsciente en el suelo a causa de los efectos del gas. Mis compañeros tenían ahora problemas ya que Krimy no estaba para un combate con estos bichos y ahora eran varios más los que nos echaban sus vapores venenosos. Como en alguna otra situación anterior la solución fue un poco drástica, mis dos compañeros se transformaron en dragón y después de que Máximo se cargara a otro sabueso el resto pareció reconsiderar a su enemigo y nos dejaron estar. El resto de la noche fue más tranquila y yo dormí de un tirón.

SEXTA JORNADA

Al amanecer decidimos seguir hacia Fori. Cogimos la ruta norte desde la intersección y hacia el mediodía llegamos a Fori. La gente parecía expectante, incluso diría que nos esperaban. ¿Tal vez nos veían como su única esperanza? ¿Tan grave era la situación en la sima? Por lo visto, había algo de cierto en dichas elucubraciones ya que poco después nos enteramos en el ayuntamiento que la misión humana  (Un grupo de 4 guardias, el sabio (geólogo) Árdar de Fori (¿¡¡Cabellos plateados!!?) y 2 acólitos) estaba desaparecida desde hace unos 2 días. El alcalde nos atendió sumisamente y nos relató alguno de los incidentes recientes haciendo hincapié en que tal vez eran más miedo que realidad. El caso es que detalles como nacimientos de ganado con 2 cabezas, mutaciones en los frutales (Fruta azul), desaparición de personas y ganado, ganado que aparece descuartizado, etc. parecían ser sumamente reales. Decidimos sacar algo de información de la gente del pueblo y solo tuvimos 2 encuentros interesantes: con un grupo de enanos “ganaderos” y con un “profeta” catastrofista.

Nos extrañó ver enanos en Fori y siendo como son mineros nos dirigimos a ellos para enterarnos de sus actividades en la zona. Hablamos con un tal Drúnik que nos comentó que eran exiliados del norte y que desde que llegaron a Fori solo se han dedicado a la ganadería, menudo chiste. Pero no parecía que nos estuviera mintiendo.

El otro encuentro fue más estrafalario. El sujeto con el que hablamos, un tal Záor, se dedicaba a arengar a la gente sobre el alejamiento de la madre naturaleza, que si esto era su venganza a nuestro olvido, etc. El caso es que el sujeto tiene labia y algún tipo de poder de la naturaleza ya que hizo crecer una planta en unos instantes. En principio parece más peligroso por su labia que por sus poderes.

3.    CUARTA SESIÓN:

Ya por la tarde salimos de Fori en dirección noroeste, siguiendo la ruta de Árdar. Al poco comenzó a lloviznar y sin pintar de querer parar. El caso es que según nos acercábamos a la sima el tipo de vegetación era un tanto raquítica pero nos extrañó ver helechos que necesitan bastante agua.

Ya cerca de la sima, cuyo borde rocoso se alzaba respecto a los alrededores, divisamos lo que nos pareció un campamento. Nos dirigimos con precaución hacia allí pensando que podía ser el campamento de la misión humana. Intentando detectar cualquier fuente de poder, por precaución, Krimy descubrió varios focos en la zona: el principal era uno muy concentrado que estaba situado en el centro de la sima, alrededor de este había como un cinturón que, como descubrimos después, contenía al poder de la sima; aparte de estos 2, localizó uno en la zona de la sima lindante con Brumas Grises que parecía formado por muchos pequeños conjuros y otro al norte de nuestra posición.

Cuando llegamos en abanico al campamento, que estaba protegido por 3 costados por rocas poco altas, nos dio la impresión que estaba vacío, Máximo se dirigió al norte de nuestra posición para inspeccionar la zona y buscar un buen lugar para acampar. Mientras Krimy y yo inspeccionamos el campamento que tenía 3 tiendas y una zona que había estado cercada para caballos. Descubrimos huellas de caballos que salían del campamento, tal vez huyendo. Pero de la expedición no parecía haber señales hasta que nos apercibimos de ruidos en una de las tiendas. Gracias a una concienzuda búsqueda conseguí descubrir a un patético humano joven con túnica escondido entre mantas. Estaba verdaderamente acojonado pero lo que más me sorprendió es que se alegró enormemente de nuestra llegada. Recordando a cierta mujer humana en los lindes del bosque de Birt me pregunté qué debía haberlo aterrado tanto para que nos considerase su salvación. Llamé a Krimy y nos guarecimos en la tienda después de atar a nuestras monturas, ya que a estas alturas la lluvia caía con gran fuerza. El humano se presentó como Kéidol y nos aseguró que era acólito de Árdar. Nos comentó que el resto de la misión bajó a la sima hacía una semana (Según nuestros datos, salieron de Fori hacía solamente 2 días) y que él no bajó porque tenía un tobillo torcido. Con esta y otras explicaciones pensamos que perdió la noción del tiempo y algo de cordura debido a algo, algo que lo ha tenido encerrado en la tienda mucho tiempo. Por la pinta sí nos creeríamos que ha estado allí más de una semana.

Al rato apareció Máximo en el campamento y nos comentó lo que había descubierto. Al norte de nuestra posición, a la altura de uno de los focos que notó Krimy descubrió el campamento de unos viejos conocidos: Korlan (Sin armas visibles pero adornado con cintas, anillos y otros abalorios), Ráifar  (Con su conocida jabalina) y Smodai (Con un hacha). Tenían una tienda decorada con símbolos mágicos que Máximo no pudo descifrar pero no parecía que el dichoso artefacto rastreador pudiera caber en ella. En esos momentos Korlan estaba examinando una figura ó estatuilla  (¿Construcción?) en forma de pájaro. ¿Tal vez formaba parte de lo robado en Kivan Major? No sé si lo llegaríamos a saber alguna vez.

Intentando sacar algo en claro en el campamento Krimy se dedicó a investigar la tienda de Árdar. Allí, además de extrañas herramientas descubrió un colgante mágico. ¿Por qué lo dejó Árdar? El caso es que estando deambulando por el campamento observamos un fuerte resplandor en la zona de Brumas Grises donde Krimy observó anteriormente un foco de poder. Sin darle más importancia decidimos pasar la noche en este campamento y nos preparamos para hacer las guardias (Sana precaución). Como recompensa, pasado un rato comenzamos a oír ruidos en el campamento, al poco nos dimos cuenta que las monturas se habían encabritado. Parecía que algo les atacaba. Avisé a mis compañeros y salí azadón en mano hacia las monturas en medio de una fuerte tormenta. Enseguida vimos en el suelo 2 monturas heridas pero nos costó descubrir a su atacante. Krimy aprovechó para lanzarme un conjuro de luz en las manos (Luz proyectada) gracias a lo cual descubrimos que lo que había atacado a las monturas era un monstruoso bicho humanoide con garras (Demonio del Caos). En cuanto nos avista se dirige hacia Máximo. Gracias a 2 proyectiles eléctricos de Krimy y un par de ataques de Máximo conseguimos abatirlo antes de que causara males mayores. Pero la cuestión es que yo fallé un ataque imparable debido por lo visto a la naturaleza caótica del monstruo.

Después de este desafortunado encuentro decidimos bajar a la sima a descubrir lo que allí se escondía. Dejamos a la única montura viva suelta y le dijimos a Kéidol que nos esperara en el campamento.

-SI VAMOS A MORIR, QUE ALGUIEN SE ENTERE DE LO QUE PASA AQUÍ-.

Esta fue la desafortunada frase que pronuncié ante mis compañeros pensando en que, si no volvíamos, nadie se enteraría a tiempo de lo que pudiera estar pasando en la sima. A pesar de todo, decidimos no enviar a Kéidol a Fori con un mensaje ya que lo más seguro es que no llegara.

Una vez en la sima, de unos 50m de profundidad, intentamos buscar una buena zona para bajar ya que la pendiente era bastante peligrosa, caía una tormenta infernal, hacía viento y encima Krimy estaba lesionado. El caso es que lo único que descubrí fue la zona por la que había subido el demonio, ni cuevas que bajaran ni rastros de los expedicionarios humanos. Decidimos utilizar la ruta del demonio ya que era ligeramente más suave que el resto de la zona.

Para la bajada decidimos que bajara yo primero ya que tenía conjuros de aterrizar. Atamos una cuerda en la parte superior para que cuando yo llegara al final de la cuerda (Teníamos 3 cuerdas de 25m) la atara para que mis compañeros tuvieran un apoyo tensado. Las otras 2 cuerdas se ataron y se pasaron alrededor de un raquítico arbusto para que cuando bajara el último, pudiéramos retirar las cuerdas y aprovecharlas en el segundo tramo. Esa la llevaríamos atada a la cintura para evitar posibles caídas. El caso es que los primeros 25m de bajada me costaron un buen rato pero preferí ir lento a arriesgarme. Cuando se me acababa la cuerda, busqué una zona para esperar a mis compañeros y até la cuerda a una roca. Ahora le tocaba a Krimy bajar a plomo mientras Máximo sujetaba a pelo la cuerda. Krimy sufrió algún rasguño ya que la ladera estaba llena de rocas. A pesar de algunos problemas, gracias a los esfuerzos de Máximo no ocurrió nada grave. Máximo bajó seguidamente mientras nosotros sujetábamos uno de los extremos de las 2 cuerdas atadas. Digamos que bajó de un tirón (Varias tiradas abiertas en Trepar). Mientras bajaba, me pareció ver a alguien en un recodo a nuestra izquierda. Dejé un momento a Krimy y me dirigí hacia allí. Llegué sin demasiados problemas y lo que allí descubrí fue un rastreador muerto, por lo visto, por otro demonio. No viendo nada más interesante volví con mis compañeros. Ahora nos quedaba bajar el segundo tramo, que fue parecido ya que atamos las 2 cuerdas que nos quedaban, una para después de bajar yo atarla abajo para tener un apoyo tensado y la otra para atárnosla a la cintura.

SÉPTIMA JORNADA

Una vez abajo vemos que por la zona hay unos cuantos rastreadores. ¿Tendrán que ver con alguno de los focos de poder que percibió Krimy? El caso es que el que percibió en la zona de Brumas Grises ha desaparecido aunque Máximo parece ver llamas en esa zona ¿a pesar de la lluvia? Tenemos la sospecha que tropas de Negro se enfrentaron a demonios del caos ó algo peor en esa zona. En cuanto al foco de poder concentrado Krimy descubre que se encuentra en el centro de la sima pero a unos 200m de profundidad.

Explorando el fondo de la sima, Máximo descubre en una de las muchas cavernas de la zona huellas ¿de demonios? (¿Ó de dragones?). Cuando nos decidíamos a bajar observamos unos reflejos en la ladera nordeste. Nos acercamos a investigar y descubrimos unas cuerdas en una zona suave de la ladera de la sima. El caso es que las señales que descubrimos son de dragones, que deben ser nuestros viejos conocidos (Para nosotros son la Patrulla X). ¿Nos habremos cruzado con ellos? ¿Se dirigirían hacia el foco de poder bajo tierra?

4.    QUINTA SESIÓN:

Después de tantas vueltas decidimos bajar por la caverna que descubrimos antes. Lo más seguro era que fuera la misma que utilizaran la Patrulla X. A pesar de los muchos pasillos, seguíamos lo que parecía ser el túnel principal, más cómodo para nuestro tamaño, por el cual discurrían regueros de agua túnel abajo. Por lo que pudimos observar no eran cuevas volcánicas, ni formaron parte de un río subterráneo ni estaban trabajadas por civilización alguna. ¿Cómo se hicieron entonces? Para intentar no perdernos, Krimy fue dejando marcas en las paredes con su arma. Yo me iba guiando gracias a mi extraordinaria orientación (Mediante tiradas abiertas).

Al cabo de un rato llegamos a una pequeña caverna mohosa donde el túnel principal se dividía en 3. Después de percibir una corriente de aire caliente, incluso descubrimos una cuarta ruta que aparecía a unos 2 metros de altura a nuestra izquierda. Máximo creyó escuchar unos ruidos ó gruñidos, se adelantó para explorar ese acceso y llegó hasta una gran caverna llena de estalactitas y estalagmitas. En cuanto llegamos Krimy y yo decidí adelantarme mientras mis compañeros me cubrían ya que parecía haber algo en este lugar y no queríamos ningún tipo de sorpresas. La cuestión es que no nos sirvió de mucho ya que a la vuelta de una gran estalagmita se me echó encima una enorme masa amorfa semitransparente. Se agarró a mi brazo y me dejó aturdido  (3 asaltos sin parar más otros 3 parando) durante un rato y yo casi no podía hacer nada más que intentar retirarme detrás de una estalagmita. Mientras Krimy preparó un par de sus proyectiles eléctricos y Máximo llegó a mi altura mandoble en mano. El caso es que Krimy cayó aturdido a causa de un fallo en el conjuro (12 asaltos aturdido gracias a una pifia) y el único que quedó en condiciones de atacar al bicho fue Máximo. Gracias a 2 buenos lances sin respuesta por parte del bicho consiguió que se retirara de encima de mí huyendo a través de las grietas (Máximo dejó al bicho con 2 PG).

Después de este desafortunado encuentro, decidimos seguir la corriente de aire caliente por un túnel que salía de la gran caverna a nuestra derecha. En algún momento escuchamos algún ruido ó gruñido por lo que nos imaginamos que seguíamos la pista de la Patrulla X. Poco después, cuando dejábamos de ver moho por las paredes, nos apercibimos de una grieta ó respiradero que ascendía hacia arriba. Si pudiéramos utilizar conjuros de levitar nos podría servir de salida. El caso es que poco después nos topamos con una bifurcación pero decidimos rápidamente seguir por el túnel que bajaba más, además de ser el que más calor desprendía. Gracias a las dotes perceptivas de Máximo (Aumentadas gracias a conjuros), descubrimos algo en un hueco arriba a nuestra derecha en ese nuevo túnel. Después de una cautelosa aproximación descubrimos que era una especie de construcción  en forma de pájaro, a la que tuvimos que reducir. El problema es que Krimy no pudo unir sus 2 proyectiles y uno le dio a Máximo que estaba junto al bicho. El otro destrozó al pajarraco. Por lo que pudimos observar y lo que nos había comentado anteriormente Máximo, esta construcción (Una especie de gólem metálico) debía ser la que estaba manipulando Korlan en su campamento la noche anterior. Y según comentó Krimy, lo más seguro es que Korlan supiera ya de nosotros. El caso es que decidí coger los restos y guardármelos en la mochila.

Continuamos por el túnel descendente yendo yo delante, Krimy protegido en medio y Máximo guardando la retaguardia, como siempre. Al poco, tuvimos la primera prueba de que la Patrulla X nos estaba esperando ya que me comí de lleno una tosca trampa de piedras en un tramo estrecho del túnel. Sin grandes contratiempos pudimos continuar largo rato por el mismo túnel hasta que empezamos a escuchar hablar en dragonil a alguien al fondo, en una gran caverna. Máximo se aproximó tomando muchas precauciones bajo una ilusión de Krimy para poder espiar sin que le pillaran. En la caverna que había al final del túnel encontró a Korlan y Ráifar hablando en el centro, junto a una enorme estalagmita con un agujero cilíndrico de lado a lado y con una esfera de luz en su centro. ¿Sería el foco de poder concentrado que había detectado anteriormente Krimy?. Máximo observó que la caverna estaba llena de corredores que iban en todas direcciones. Lo que casi no descubre es que cerca de él, hacia la derecha, se encontraba Smodai vigilando el túnel donde nos encontrábamos. Por lo visto Korlan le estaba comentando a Ráifar que fallaba algo, que no debía haber leído bien los jeroglíficos del artefacto, ya que por lo visto no conseguía los resultados previstos. Comentó que debía volver a leer los jeroglíficos pero, cuando empezaban a prepararse para salir de ahí empezó la fiesta.

Por varios túneles empezaron a salir unos cuantos demonios del caos. Sin pensárselo 2 veces, Korlan invocó un conjuro que abrió una enorme grieta  (Que resultó ser una ilusión) de unos 3m de ancho a lo largo de la parte norte de la caverna para frenar a los demonios de esa zona. Ráifar se quedó defendiendo a Korlan y Smodai empezó a retirarse junto a ellos. En ese momento, Máximo decidió que podríamos sacar ventaja de nuestros contrincantes y atacó con el arco a Korlan, hiriéndole en la espalda. En ese momento se apercibieron que nosotros estabamos allí y decidieron pedirnos colaboración para salir todos de allí. Antes de poder decidirnos Krimy y yo tuvimos una pequeña sorpresa. Por nuestro túnel aparecieron 2 demonios del caos que me pillaron a mí por sorpresa y por la espalda. El caso es que en su ímpetu falló flagrantemente su ataque. Con esa suerte y el hecho que solo me podía atacar uno a la vez pude controlar la situación y comencé a trinchar al primero. Al poco, Máximo decidió aceptar el ofrecimiento de la Patrulla X y junto a Ráifar, protegieron nuestro flanco sur mientras Korlan se metía ya por un túnel en dirección oeste. En ese momento un demonio decidió saltar la enorme grieta y cuando se veía cayendo descubrimos que era una simple ilusión. A ellos les costó un poco más entenderlo pero al poco perseguían ya a Smodai que alzó un muro de agua junto al túnel de salida para protegerse. Mientras tanto yo ayudaba a Krimy a cruzar rápidamente la caverna tras la pista de Korlan y Smodai. Ahora, Ráifar  (Con una supuesta iniciativa de 50) y Máximo quedaban en la retaguardia e incluso pudo quedarse solo Máximo después de un brutal ataque a Ráifar por parte de un demonio. Pero Máximo le dio su apoyo y pudieron retirarse por delante de nosotros ya que Ráifar se recuperó rápidamente. Cuando llegamos Krimy y yo a la entrada del supuesto túnel de salida el muro de agua ya había caído y Krimy decidió crear una niebla para ocultar una ilusión en el túnel que “cerrara” el corredor a los demonios. Mientras yo tuve que frenar a un demonio que se nos echaba encima. Sin mucho espacio para maniobrar me lancé a través de la ilusión cuando ya estaba preparada. Aunque llegó a despistar a los demonios, creo que me vieron cruzarla y solo sirvió para sacar cierta ventaja respecto a ellos.

Ráifar que estaba delante decidió coger a Krimy para ir más deprisa, detrás iba Máximo y cerrando la marcha yo. A pesar de la cortesía, pronto demostraron que seguíamos enfrentados ya que al pasar un recodo perdimos la pista de Ráifar y Krimy. Era de imaginar que esto tuviera que ver con otra ilusión pero por parte de Ráifar. Gracias a unos lejanos gritos de Krimy tuvimos la confirmación necesaria que necesitábamos y al poco (Y después de un par de golpes), pudimos atravesar la dichosa ilusión que ocultaba otro pasillo en dirección ascendente en el que poco más adelante encontramos a Krimy tirado en el suelo. Decidimos seguir túnel adelante aunque solo fuera por alejarnos de los demonios. Un poco más arriba nos topamos con una nube aturdidora que intenté atravesar rápidamente, pero me costó más de lo previsto al afectarme un poco. Krimy decidió crear una niebla para diluir ó al menos empujar la nube. Llegaron junto a mi poco después y al rato ya salíamos al fondo de la sima con precaución para no vernos en una emboscada.

El caso es que al poco descubrimos que nuestros adversarios ascendían por las cuerdas que descubrimos la noche anterior. Abajo, junto a las cuerdas, había una runa ó señal. Sin pensárnoslo 2 veces, Máximo decidió disparar a Korlan mientras Krimy intentaba dormir  (Dormir VI) a Ráifar y Smodai. Yo montaba a la carrera mi ballesta que se desmontó a causa del deterioro de las correas (Efecto provocado por el aura de “disrupción” que generaban los demonios del caos). Máximo acertó otra vez en la espalda de Korlan  (Parecía un toro banderilleado) mientras Krimy conseguía dormir a Ráifar, que se hubiera caído de la cuerda si no es por Smodai que estaba debajo y consiguió agarrarlo sorprendentemente (Puñeteras tiradas abiertas). Instantes después desaparecían de nuestra vista (¿Invisibilidad?) y la cuerda caía cortada hacia abajo.

Al rato de desaparecer tuve una visión (Digamos que un rastreador se coló en mi cerebro), en la cual aparecía la estalagmita ahuecada con un cilindro sellando dicho agujero. El cilindro estaba hecho del mismo mineral que se extraía de Kivan Major pero estaba trabajado. Veía como se cerraba la sima y todo volvía a ser normal. Parecía la solución de todo, pero también sentía otra sensación. ¿Prisa?. ¿Angustia?. ¿Las dos cosas?.

1.    DATOS TÉCNICOS:

Esta es otra aventura del dragón Urulókë (Erdraug) en la baronía de Dimas, al sur del reino de Penacles, en el Reino de Dragones (R.A.K.). Urulókë y sus 2 compañeros, el bárbaro Máximo (Anxelet) y el guerrero mago Krimy (Pulpandante), intentarán hacerse un sitio en la complicada sociedad dragonil del reino de Penacles. Esta y otras aventuras se realizan bajo la dirección de Rankor desde el local del Club de Rol Alpeia 2025 de Algemesí (Valencia). El sistema de juego es Rolemaster con algunas de sus posibles variantes (Companions, reglas de la casa, etc.). Si alguien quiere hacer algún comentario de cualquier tipo, puede dirigirse a erdraug@latinmail.com

SEXTA SESIÓN:

4/14 de Diciembre del 3700 ED

Volvemos a nuestra zona de escalada. La subida es bastante caótica a causa de algunos problemas de escalada sufridos por Krimy. Aparte de eso, Máximo parece ver “bichos” en lo alto de la sima, a mitad escalada de Krimy mis 2 compañeros ven salir de una cueva del fondo a una figura humanoide con una aureola a su alrededor. Parecía una columna de luz arremolinándose en espiral a su alrededor, como si fuera la energía sobrante de un ritual de invocación, tal vez de un contacto con el plano espiritual donde viven los dioses, los muertos, sendas, etc. Poco después yo mismo percibí más de cerca parte de lo que ocurría en el fondo.

-Árdar, Árdar, ayúdanos- se escucha. La figura rodeada de una aureola se gira para hablar con la gente que sale momentos después de la misma cueva que él y les dice – Ya no me llamo Árdar, ahora me llamo Jádoc-. Instantes después sale de la aureola un rayo dirigido hacia ellos.

A todo esto, Krimy se da cuenta de un sorprendente detalle. La luna está menguante y, cuando bajamos era luna llena. Siguiendo con los extraños acontecimientos, al aproximarnos al campamento, dejamos atrás la espesa niebla de la sima y nos damos cuenta que es de día. Todos recordamos las incongruencias de Kéidol cuando le preguntábamos cuánto tiempo llevaba allí.

-¿HABRÁ ACABADO LA ERA DE LOS DRAGONES?-.

Esta es la inquietante (y pesimista) pregunta que se hace Máximo en esos momentos ante la posibilidad que haya pasado mucho, muchísimo tiempo (Claro que está más bien influenciado por las novelas que son la base del mundo de campaña). ¿Cree que los humanos podrán alguna vez con nosotros? Quién sabe.

Al llegar al campamento descubrimos las 2 monturas descomponiéndose desde hace días. Pero el caso es que también encontramos a la tercera montura e incluso a Kéidol muertos, en este caso parece ser que por dragones. Rastreando la zona descubro que las huellas provienen del norte. ¿Negro? Mal vecino.

Máximo y Krimy descubren lo que parece ser un mensaje escrito en tierra por Kéidol. BIRT. Otra vez el misterioso bosque. Por lo poco que Krimy se acuerda, el nombre del bosque está asociado a un antiguo acontecimiento.

Nos dirigimos finalmente a pie hacia Fori con intención de aprovisionarnos y dirigirnos rápidamente a Dimas para informar al barón. Al anochecer nos aproximamos a Fori y nos damos cuenta que ha sido abandonado apresuradamente, las cosechas mal recogida. Decidimos acercarnos con mucha precaución en previsión de un posible ataque. Como podemos observar el centro de Fori donde está la alcaldía es la más afectada por lo que parece haber sido un ataque de dragones. El único ruido que llegamos a escuchar parece provenir de un gran edificio de las afueras y nos dirigimos hacia allí con la intención de enterarnos de lo que había pasado allí. Descubrimos a 3 enanos que cargan unos sacos en una pequeña carreta. Cuando me dirijo a uno de ellos se asusta e intenta huir (¿De un púrpura?). El caso es que Krimy consiguió dormirlo mientras intentábamos atrapar a los otros 2. Los muy cabezotas prefirieron tirar el edificio abajo antes que entregarse.

Con un poco de polvo encima empezamos a interrogar al enano que quedaba. Se llamaba Borin y no parecía muy apenado por lo que les había pasado a sus camaradas (¿Habría algún túnel de huida en la casa?). Lo que nos contó no nos sorprendió demasiado. Un negro, un tal barón Whikul se había adentrado con un centenar de dragones en tierras de Púrpura y hacía 4 días había pasado por Fori. Eso significaba la guerra y nosotros tendríamos que apresurarnos para llegar a Dimas lo antes posible para informar al barón de todo lo que aún no supiera. Al preguntarle a Borin qué llevaban los sacos nos dijo que era grano para comer pero mi bárbaro compañero decidió comprobarlo por sí mismo y además de grano descubrió que había un saquillo con piedras preciosas  (Unas 100mo) en cada saco. Curioso, tres saquillos. Decidimos quedarnos con ellos, con el carro y con el enano. Al rato nos poníamos en marcha en el carro hacia Dimas.

15 de Diciembre del 3700 ED

Era ya por la mañana cuando decidimos descansar un poco dejando al enano atado al carro. Preparamos las guardias y al rato de haber empezado la primera avistamos un negro volando en dirección a las Brumas Grises. Parecía algo herido y  parecía un mensajero. Yo no me lo pensé, me transformé y fui tras él (Una buena pieza que llevarle al barón).

En un principio, mis compañeros se quedaron atrás mientras el negro y yo nos alejábamos. Aunque me acerqué sin que él se percatase, en el momento en el que lancé mi primer ataque le reté con un grito de guerra. Parecía sorprendido pero pronto se defendió.

Intentó un par de veces cegarme  (Estallido de Luz) pero a la tercera le falló la concentración, gracias al apoyo de Máximo, y cayó en picado hacia una zona arbolada. Como pudimos comprobar no había quedado muy entero. Y lo que más me dolió fue el no poder recuperar su mochila (y todo lo que hubiera dentro  (¿Algún importante mensaje para Negro?)), ya que estaba en forma de dragón. Al menos sabíamos que había un negro menos en nuestro territorio.

Después de este incidente nos reunimos con Krimy y el enano. Nos pusimos rápidamente en camino hacia Dimas esperando llegar al día siguiente si no se producían más contratiempos.

cronologia