En esta segunda sesión el grupo de aventureros estaba compuesto de Gurko el Troll, el cazarecompensas Dras Tiko, Wulfen el Gladiador y el sacerdote de Valind Fritz. La acción se situa en la Estación Sagrada en los aledaños de Rio Frío en el Paso del Dragón…

Después de un tiempo como huéspedes del clan de Río Frío, nuestros valerosos aventureros se disponen a disfrutar de la conmemoración de las Fiestas Sagradas en honor a Orlanth Señor de los Vientos. El poblado bulle de actividad, se han colocado tenderetes dónde se ofrecen todo tipo de víveres y la gente disfruta de un apacible día. Cada uno de nuestros héroes circula libremente por las calles de Río Frío empapándose del ambiente festivo general.

Por un lado, Fritz se dispone a colaborar con los sacerdotes en la preparación de los ritos y la ceremonia del día siguiente. Sin duda el más importante día dónde se ofrecerán los sacrificios ceremoniales apropiados para atraer el favor de los Dioses sobre el poblado y para ponerse en sintonía con los espíritus de los Antepasados de la tribu. Quehaciendo estos menesteres no puede evitar oir como Kentrent, artesano alfarero del poblado, les pide a unos chavales que le traigan arcilla blanca del pantano. Preocupado por la situación y el posible peligro Fritz se interesa y descubre que los chicos resultan ser Gulvik y dos amigos suyos: Holuf y Engord. Insistente ante el desafiante y en ocasiones impertinente Gulvik, Fritz intenta convencerlos de que no deben ir solos y que una persona adulta debería acompañarlos. Gulvik asiente diciendo que su tío Poli los acompañará y salen correteando conteniendo sus risas ya que Poli resulta ser un viejo burrillo de carga. Dersistiendo del empeño y confiando en el favor de los Dioses ante el posible futuro lider del clan, Fritz obvia el incidente y sigue con su labor ceremonial.

Gurko por su parte y como no es de extrañar se dejó caer por la zona dónde los jóvenes estaban exhibiendo sus habilidades atléticas ante las pudorosas jovencitas y se ve conducido a actuar de juez de una lucha entre Varosh y Kostan, dos de los jóvenes thanes guerreros. Tras formarse el apropiado corrillo y untarse bien de aceite, los luchadores comienzan la lucha que resulta altamente igualada hasta que Varosh, aprovechando un tropiezo de Kostan le empuja torciendole el tobillo. La gente protesta ante la actuación poco honorable pero Gurko en su papel de juez decreta que en la batalla todo vale y que la lucha debe continuar. Una joven extranjera deja en ese momento el corrillo formado que observa la lucha y Gurko advierte cierta intranquilidad ante su comportamiento, pero se mantiene en su labor de juez, ya que la lucha aún no ha terminado. Finalmente, y debido principalmente al empujón, Varosh comienza a imponerse ante la cojera incipiente de Kostan acabando por conseguir una buena presa y ser declarado vencedor de la lid. La gente se dispersa, algunos alabando la labor de Gurko y otros protestando entre dientes ante la falta de honorabilidad del vencedor. Gurko busca a la joven una vez liberado de su actividad pero no consigue encontrarla.

Finalmente, Dras Tiko ha seguido a los más jóvenes que acompañados de viejos y mujeres, han ido a una explanada cercana para el concurso de cometas. Parece tradición que se haga un torneo de cometas y el chico vencedor tendrá el honor de hacer volar a la cometa sagrada Tormenta Azul Danzarina el día Sagrado en las ceremonias. La cometa, situada en un pedestal es espléndida y la gente dice incluso que es una obra que se realizó en el Otro Lado. La competición está claramente a favor del joven Galor, miembro de una familia de hábiles artesanos quien resulta vencedor. Sin embargo, antes de poder celebrar su éxito, un enorme cuervo negro de gran tamaño baja en picado apoderándose de la cometa sagrada sin dejar opción a los aldeanos a reaccionar. Incluso un par de acólitos que observaban el evento ven como sus conjuros de volar actúan de forma extraña haciéndoles perder el equilibrio y caer al suelo doloridos.

Los gritos y la urgencia de tan gran pérdida para la tribu pone en aviso a todos los héroes que acuden a la explanada raudos y son requeridos a recuperar el artefacto ya que los miembros del Círculo deben acabar los preparativos para la ceremonia del día siguiente. Apenas sin equipo y cogiendo las armas que había a mano, se deciden a recuperar el valioso objeto. Fritz ordena a su silfo que les lleve a él y a dras Tiko, mientras que Wulfen y Gurko emprenden una ardua carrera a través de los prados. Sin perder de vista al dichoso pajarraco pero sin poder acercarse por más allá de un centenar de pasos, la persecución sigue.

El ave se dirige a territorio Cyrlinga y atravesando la frontera,  se detiene un momento volando en círculos sobre una zona concreta. Los pastores Cyrlingas huyen temerosos ante un posible ataque hasta que llega un thane local llamado Swen que, tras parlamentar con Gurko y Fritz entiende la situación pero les insta a dejar las tierras y no alterar a sus ciudadanos. La cosa no llega a más, porque de nuevo el caprichoso cuervo emprende la marcha dirigiendose hacia el bosque y más concretamente a una colina en la zona interna del mismo. Observan en la lejanía una extraña tormenta pero queda lejos de la zona y es obviada por el grupo.

Avanza por el bosque y son atacados por un oso pardo que actúa de forma muy extraña. Sin contratiempos es rápidamente eliminado pero Fritz consigue ver que estaba poseido y abandonan la zona rápidamente para evitar el espíritu agresor que lo poseia.

Finalmente llegan al claro dónde, sobre un árbol que nace en una extraña roca lisa y roja como la sangre, graznea con sorna el maldito cuervo que aún sostiene la cometa. Frontera con el enemigo clan del Roble Negro, este santiario parece maldito. Fritz confirma la hipótesis al desvelar los espíritus desgarrados ligados a la roca que aullan buscando presas humanas que consumir.

En eso, comienzan a escuchar gente acercándose desde la zona de Roble Negro, al parecer exploradores que han detectado su proximidad y parecen interesados en recuperar un valioso artefacto que les de gloria ante su propia gente. Mientras Gurko y Wulfen se preparan, Dras Tiko nota una extraña presencia que se acerca canturreando a ella. resulta ser el fantasma de una jovencita llamada Mikka que comienza a hablar con él preguntando e insistiendo en ver a su papá. No parece peligrosa, pero que diantres, mejor estar lejos de un fantasma. Dras Tiko conversa manteniendo la cautela cuando el grupo es asaltado por exploradores de Roble Negro liderados por el gigantón Banthan. Uno de los exploradores esquiva a Gurko y al intentar obtener la cometa es devorado literalmente por los espíritus de la Roca Roja mientras el cuervo graznea sin parar como riendose del destino del desdichado explorador. A pesar de la no intervención de Dras Tiko, el grupo derrota facilmente a los asaltantes y Wulfen consigue capturar a su lider Banthan.

En eso, Mikka grita advirtiendo al grupo de la llegada de algo y se refugia en un lugar concreto que resultará ser su propia tumba. Un elemental de Sombra que es fácilmente derrotado precede la llegada de un Espectro creado por el espíritu de un delincuente que murió en el árbol dónde fue ahorcado. Ante tal enemigo y viendo que la fuerza de poco servía, fue necesaria la intervención de Fritz que potenció armas magicamente permitiendo que el grupo se enfrentara al horror espectral mientras él lanzaba Relámpago tras relámpago hasta que por fin consiguieron disiparlo. Al vencer al espectro y descubriendo los restos de Mikka, el cuervo suelta finalmente la cometa que es recuperada por Dras Tiko sufriendo apenas unos arañazos.

Al poner en común la historia de Mikka, parece ser que era hija de un constructor de cometas y por tanto el cuervo horrible simplemente les conducía a este lugar para acabar con su maldición y derrotar al Espectro. El gran Embaucador tiene formas muy extrañas de procurar el bien y el grupo ha sido victima de una de sus bromas. Sin embargo, bien está lo que bien acaba y regresan a Río Frío triunfantes con la Tormenta Azul Danzarina lista para el Día Sagrado.

Dras Tiko consigue que una sacerdotisa de Ky Tora Tek de descanso al alma de Mikka quedándose simplemente con el amuleto que le regaló y que le protegería de los espíritus malvados. La embaucadora local luce una pluma de cuervo en la ceremonia y Gulvik y sus amigos parecen muy tristones, pero aparte de estos inquietantes acontecimientos la Fiesta continua su curso y concluye para satisfacción del Círculo y el jolgoria general de los habitantes de Río Frío.

Mis agradecimientos por el mapa del poblado de Rio Frío a Galen. ¡Un trabajo estupendo!

riofrio