Las unicas novedades importantes en la ciudad son la subida de acciones de Electro Corp salpicadas por algunas denuncias de robo de patentes que empresas menores han cursado. Michael Cross, portavoz de ECorp realiza comunicado en TV desmintiendo los sucesos y achacando a mala política el fracaso de sus competidoras. Por otro lado, en Boston se ha producido un contacto con extraños alienígenas que tiene movilizada a la mayor parte de autoridades y superhéroes.

Tras unas semanas sin demasiadas complicaciones, la Pandilla Chachi es convocada a la base local en New York de Primus por su contacto Ian Sunnybay. El juicio de los detenidos de Viper que intentaban establecer un nuevo nido va a producirse hoy mismo y como la mayor parte de los supergrupos de la ciudad están en Boston atendiendo una especie de “invasión” alienígena, quedan pocos recursos disponibles. Es importante que el científico y los soldados lleguen al juicio sin incidencias.

En el traslado un reducido grupo de no identificados intenta asaltar las furgonetas pero es repelido fácilmente por nuestros héroes. Incluso la intervención de Ogre es anulado por un par de puñetazos bien dados de Silen Stone forzando su huida. El juicio es presidido por  el juez Masters (cosa que sorprende a los detenidos) y se consigue una pena muy dura de manera rápida y eficaz, quizás demasiado dura y rápida…

Posteriormente, en una entidad bancaria protegida por un guardia de seguridad un tanto peculiar de la empresa Levantina, se producen unos extraños sucesos (haces de luz, alarmas,…) Investigando el edificio logran ver que las cintas de seguridad han tenido interferencias puntuales escondiendo un camino hasta una ventana del piso superior en dónde extrañamente hay una de las dichosas máquinas de café de Ecorp. Cerca de la caja de seguridad encuentran unas extrañas marcas producidas por garras metálicas. Algo raro está pasando aqui…

Por la tarde, Laura informa en la NBZ sobre un comunicado estremecedor de un grupo de Vipers, dónde se anuncia que si en 24 horas no son liberados los prisioneros terribles actos terroristas serán en venganza producidos. Por la noche investigan en un garito llamado el Aspid Verde tras seguir a un coche que examinaba las cercanias de los depósitos de agua potable de la ciudad. Aunque, dan mucho el cante por su aspecto extravagante consiguen un par de detalles interesantes: Ian Sunnybay también está investigando aquí de incógnito y tras seguir a la chica del coche al piso superior encuentran un papel con un nombre y una dirección: Lorna, C/ Maine nº 423 

Queda menos tiempo, y las obligaciones mundanas fuerzan a que Simon acompañe a sus alumnos a una visita rutinaria a la central nuclear. Por lo visto, Chiyo y su clase también irá por la mañana. El tiempo pasa y quedan preguntas sin respuesta:

¿Que pretenderán sabotear los Vipers?
¿Cederán las autoridades y liberarán a los prisioneros?
¿Quién es esa tal Lorna?
¿Es realmente Michael Cross un CEO de Electro Corp?
¿Su hermano Johnattan un simple predicador?
¿En Bostón qué pasará con los alienígenas?